Por: Cristian Brenes 9 septiembre, 2015
Randall Brenes asedia al coronadeño Andrés Castro. | GRACIELA SOLÍS
Randall Brenes asedia al coronadeño Andrés Castro. | GRACIELA SOLÍS

Coronado. En caída libre, desconcertados y sumidos en una crisis que pareciera no tener fin y que ya los envió hasta el penúltimo lugar de la tabla.

Así salió Cartaginés ayer del Estadio El Labrador, luego de caer ante Uruguay 2 a 0 y acumular su quinto partido sin ganar en el Invierno.

Los blanquiazules no logran mostrar una mejoría, pese al cambio de timón, y aunque el nuevo estratega César Eduardo Méndez busca diferentes alternativas juego a juego, los de la Vieja Metrópoli siguen evidenciando serios problemas en su zaga, la zona media no genera juego ofensivo y apuesta por el pelotazo, mientras que los atacantes aún no anotan.

Las desatenciones se cuentan a granel en Cartaginés, a tal punto que ayer recibieron el primer tanto apenas en el primer minuto de juego, luego de que Wálter Silva abombara las redes tras el pase de Ismael Gómez y por culpa de un mal despeje de William Fernández.

Los brumosos intentaron reaccionar con más coraje que buen fútbol, sin embargo, Uruguay cerró filas, apostó a la contra y aumentó la cuenta al 76’ por intermedio de Alejandro Alpízar, lo que mete a los charrúas en la parte alta de la tabla.

Incluso el resultado se quedó corto y de no ser por el arquero Luis Torres la crisis brumosa pudo haber sido más grave.