Por: Juan José Herrera Ch. 21 agosto, 2014

Paulo Wanchope bromeó con Luis Gabelo Conejo ayer. | CARLOS GONZÁLEZ
Paulo Wanchope bromeó con Luis Gabelo Conejo ayer. | CARLOS GONZÁLEZ

La Selección Nacional cerró este miércoles el que apunta a ser su último microciclo antes del arranque de la Copa Centroamericana, un torneo al que se llega con poco trabajo pero una altísima expectativa y exigencia.

El segundo y último tramo de trabajo solo contó con la participación de los seleccionados de Cartaginés y Alajuelense, más Jonathan Moya de Uruguay, pues Saprissa y Herediano se guardaron sus figuras pensando en los juegos de media semana.

Así, las únicas tres sesiones “completas” de trabajo fueron las tres de la semana anterior, eso sin contar que al grupo le falta el aporte de los legionarios que eventualmente vayan a llegar.

“Sabemos que el tiempo fue corto, que ha sido y es difícil por todo lo que ha pasado, porque viene el ciclo olímpico, Veracruz... pero vamos con todo, con muchas ganas, entendiendo que esto no lo puedo sacar solo y que todos vamos por el título”, explicó el técnico interino de la Tricolor, Paulo César Wanchope.

El timonel añadió que, además, el proceso de conocer y observar jugadores inició hace ya tres años, por lo que esa parte tampoco representa un peso importante.

“Estos dos microciclos los aprovechamos al máximo para ver jugadores y nuevas figuras que van a estar en este proceso hacia Rusia 2018. Ya luego vendrán las decisiones sobre la lista final y después meternos de lleno en lo que se viene”, añadió Chope.

De momento el técnico solo adelantó que, entre los legionarios, intentarán tener a Christian Gamboa, del West Bromwich inglés.