Por los incidentes en el encuentro contra Saprissa, la Liga tiene que pagar ¢1.500.000 en multas

Por: Fanny Tayver Marín 5 abril
En esta temporada, el Morera Soto se ha vetado en dos ocasiones por el uso de pólvora en el estadio.
En esta temporada, el Morera Soto se ha vetado en dos ocasiones por el uso de pólvora en el estadio.

La Unafut simplemente confirmó lo que ya sabía desde el momento en el que algunos aficionados usaron pólvora en el clásico del sábado pasado, en el que Alajuelense venció 3-1 a Saprissa.

El Tribunal Disciplinario aplicó el reglamento y como el Estadio Alejandro Morera Soto ya estaba apercibido, tan solo dictó la sanción que es el veto de uso de cancha por un juego.

Aparte de tener que buscar el estadio José Rafael Fello Meza como sede altera para enfrentar este sábado a Carmelita, a las 5:30 p. m., y asumir los gastos que eso conlleva, la Liga tiene que cancelar una multa considerable.

Según informó la oficina de prensa de la Unafut, los rojinegros tienen cancelar ¢100.000 por el lanzamiento de serpentinas al terreno de juego sin impactar a nadie.

También deben pagar ¢1.000.000 "por poner en riesgo la seguridad de las personas, por no tomar las medidas necesarias que impidan o permitan en sus estadios el ingreso, la venta o el expendio o propagación de material pirotécnico, o pólvora, o cualquier tipo de material inflamable".

A esa cifra se le suma otra multa de ¢200.000 por permitir el ingreso de artículos no permitidos.

Alajuelense también tiene que cancelar ¢200.000 por la cantidad de amonestaciones que recibió en el clásico.

Debido a que en ese encuentro, Henry Bejarano expulsó a José Luis Cordero, el futbolista recibió una sanción de dos juegos de suspensión y ¢125.000 de multa; mismo castigo que se le impuso al saprissista Julio Cascante.

Esta es la segunda vez en esta temporada que la Unafut veta el estadio de la Liga y las dos ocasiones fueron por el mismo motivo: uso de pólvora.

Más sanciones. La jornada 19 del Verano dejó otros diez jugadores castigados.

De ellos, siete se perderán una fecha por acumular cinco tarjetas amarillas. Se trata de Kevin Sancho y Keilor Soto (Pérez Zeledón); Richard Castañeda (San Carlos), Keyner Brown (Herediano), Francisco Flores (Liberia), Bryan Vega y Darío Delgado (UCR).

El belemita Juan Pablo Vargas también se pierde un encuentro por recibir dos amarillas en el mismo encuentro.

Mientras que a Carlos Acosta, de Carmelita, se le dictó un partido de suspensión y una multa de ¢75.000 "por malograr una oportunidad manifiesta de gol al sujetar a un adversario".

Además, los verdolagas tienen que pagar ¢100.000 por el lanzamiento de objetos al terreno de juego.

Por su parte, Liberia tiene que cancelar ¢200.000 por la cantidad de amarillas que recibió, al igual que Herediano.

El portero liberiano Erick Sánchez tiene que purgar cuatro juegos de suspensión y pagar una multa de ¢150.000 por recibir dos tarjetas amarillas en el mismo partido y porque "después de ser expulsado en forma de burla aplaudió a la altura del rostro del oficial de partido y cuando se dirigía al camerino le propinó un golpe a la altura de la cabeza a un jugador del equipo A.D. Carmelita de forma violenta".

Etiquetado como: