A Cartaginés se le castigó con ¢900.000 y se le castigó con el veto de uso de la cancha.

Por: Harold Leandro C. 19 febrero, 2014
Mujeres y niños fueron parte de las víctimas afectadas el domingo por un grupo de la barra conocida como La Doce, del conjunto alajuelense. | JOHN DURÁN
Mujeres y niños fueron parte de las víctimas afectadas el domingo por un grupo de la barra conocida como La Doce, del conjunto alajuelense. | JOHN DURÁN

El Tribunal Disciplinario de la Primera División impuso la noche de este miércoles una multa de ¢1 millón a Liga Deportiva Alajuelense por la violencia que generó su barra, “La Doce”, el domingo en el Estadio Nacional durante el juego de la octava fecha contra Cartaginés.

Según la sentencia, al equipo brumoso, como organizador del juego, se le castigó con ¢900.000 y se le castigó con el veto de uso de la cancha, lo cual significa que el siguiente encuentro como casa, deberá jugarlo a puerta cerrada (sin público) en el José Rafael Fello Meza o efectuarlo en otro estadio.

En otras sanciones de ese mismo partido, al cartaginés Juan Diego Madrigal, deberá pagar ¢100.000 y se le suspende por tres partidos luego de ser expulsado por una acción en la que no estuvo en disputa el balón.

Al manudo Johan Venegas se le castigó con dos partidos de suspensión y ¢75.000 por uso de fuerza excesiva en una jugada en la que se le mostró la tarjeta roja.

Además, a Alajuelense se le multó con ¢200.000 porque cinco de sus jugadores fueron amonestados.

Finalmente, el brumoso Néstor Monge acumuló la quinta tarjeta amarilla, por lo que se le aplicó el reglamento respectivo: un partido de castigo y ¢50.000 de multa.