Saprissa tumbó a un rival directo y dice presente en la zona de clasificación

Por: Miguel Calderón S. 23 noviembre, 2015
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Saprissa llegó al estadio Ebal Rodríguez a reclamar un campo en la clasificación y con cuatro dardos letales despachó fácilmente a un Santos que lució impotente en su casa.

El cuadro morado logró el objetivo: hoy amanece dentro de los primeros cuatro y además se impuso con autoridad ante un rival directo en la lucha por llegar a semifinales. Fue una tarde redonda para la S, pues con dos juegos pendientes, reafirmó con un categórico 4-0 que está muy vivo en este cierre de campeonato.

El equipo de Carlos Watson sació su apetito luego de las malas sensaciones vividas en el clásico y mostró una cara que ni los propios guapileños se esperaban.

Los tibaseños exhibieron una versión voraz, al menos desde la llegada de Watson al banquillo. No solo en efectividad frente al marco, si no en el orden defensivo y la cohesión entre sus líneas, en especial en las transiciones rápidas entre la defensa y el mediocampo que dejaron con muchas opciones a sus atacantes.

Desde muy temprano, fueron los visitantes quienes impusieron su estilo, esta vez con una cintura que presentó cambios con la titularidad de Néstor Monge y el retorno de David Guzmán a las funciones de volante mixto. Hay qué decirlo, Saprissa es otro equipo con él en la cancha, porque gana precisión en los pases y basta posesión de juego; aunado a un jugador con roce y experiencia.

Fue Guzmán quien generó la acción del segundo gol morado en el minuto 25, tras un pase medido a la velocidad de Ariel Rodríguez, quien le ganó la espalda a un extraviado Edder Monguío y definió con frialdad ante la salida del arquero Marco Madrigal.

Antes de ese tanto, ya el Monstruo ganaba con una diana de Ariel, anotada en el minuto 12 luego de cerrar en el área un centro por la izquierda de Colindres.

Lo del delantero es punto y aparte. Ariel no solo anota, también asiste como en la acción del cuarto gol saprissista en la combinación con Christian Bolaños.

El momento del ariete le da réditos a Watson y al saprissismo en la tabla de posiciones.

Su olfato es notable.

Por otro lado, la variante posicional de Francisco Calvo, ayer como lateral izquierdo, y la reaparición de Andrés Imperiale fue otro acierto del banquillo, al menos ante los santistas, pues el argentino le aportó mucha seguridad y salida a los morados.

De Santos es poco lo que se puede decir: al plantel de Johnny Chaves le faltó profundidad y suerte en las escasas llegadas que tuvo, como una de Andrey Francis que reventó en el poste cuando la pizarra estaba 0-1.

Simplemente, nunca se encontró en la cancha, el Mambo fue bien controlado y a la defensa se le olvidó cómo marcar a un jugador enrachado.

En la segunda parte, el gol sin piedad de Bolaños puso cifras definitivas a un marcador que reflejó lo que fue el partido, con un cuadro guapileño que compromete en mucho su boleto a semifinalers y con un Saprissa que da señales de buen fútbol.