Una familia de Dos Cercas de Desamparados y otra de Lomas de Pavas fueron las primeras en ingresar al Nacional

Por: Juan Diego Villarreal 13 noviembre, 2015

La Sabana

Con mucha ilusión, la familia Castillo y Venegas llegaron al Estadio Nacional para ser testigos del inicio mundialista que tendrá la Selección Nacional la noche de este viernes, cuando enfrente a Haití.

Max Castillo, vecino de de Dos Cercas de Desamparados, aprovechó el encuentro para premiar a su hijo por el buen año escolar que está por terminar.

De izquierda a derecha: Alejandro Castillo (niño), Max Castillo, Teylor Venegas, Mario Venegas y Vanessa Tellez
De izquierda a derecha: Alejandro Castillo (niño), Max Castillo, Teylor Venegas, Mario Venegas y Vanessa Tellez

El joven Alejandro Castillo resolvió el viernes en la tarde, de prisa y ansioso, el examen final de Estudios Sociales en la escuela Joaquín García Monge, en Desamparados.

“Lo más duro del examen fue la parte de desarrollo, pues me preguntaron sobre la Revolución Francesa, pero creo que me fue bien”, dijo Castillo.

Acompañar a la Sele hace que muchos muevan la agenda para abrir el espacio y así disfrutar del fútbol. Así lo hizo Mario Venegas, vecino de Lomas de Pavas, que trabaja como dependiente y cambió el día de trabajo para estar en el Nacional.

Estas familias decidieron llegaron temprano a la Joya de La Sabana para aprovechar toda la previa del juego, con tal de disfrutar más.

Juntos empezaron a hacer fila y aprovecharon para conocerse y comentar un poco sobre el rival de la Tricolor.

De hecho, llegaron alrededor de las 3 p. m. con la idea de aprovechar al máximo el primer juego de la cuadrangular.