Por: Jose David Guevara 26 marzo, 2015

Es 3 de febrero de no importa cuál año. Finaliza el partido. Derrota de 3 a 0. Habla el aficionado: “¡Qué entrenador más malo tenemos! No me explico por qué la junta directiva no lo despide de una vez por todas. ¿No se dan cuenta de que todos los equipos ya conocen su sistema de juego? No asusta ni sorprende a nadie ¡Por Dios!, ya es hora de un relevo en el banquillo, mañana será demasiado tarde. ¡Que lo echen! ¡Que lo echen! ¡Que lo echen!”

10 de febrero del mismo año. Pitazo final. Victoria de 4 a 1. Habla el mismo aficionado: “Muy bien. Así se juega. Así se gana. Qué buen planteamiento hizo el entrenador; este carajo sí sabe de futbol, por dicha ha dirigido al equipo en los últimos seis campeonatos. Hay que seguir renovándole el contrato porque es un señor director técnico. No entiendo cómo no lo han nombrado entrenador de la Sele. Qué bueno sería que le den esa oportunidad; se la merece, se la ha ganado con resultados”.

17 de febrero, sigue sin importar el año. Concluyen los 90 minutos reglamentarios más cuatro de reposición. Empate a cero con el colero de la tabla de posiciones. Habla el mismitico aficionado: “¡Qué barbaridad! No puede ser. ¡Qué entrenador más imbécil! ¿Cómo es posible que no podamos anotarle ni un gol a ese equipo tan malo? ¡Tiene que rodar la cabeza del timonel! Este tipo se estancó, apuesta al mismo futbolito de siempre, ya aburre. ¿Qué están esperando los directivos para volárselo? ¿Que perdamos otro campeonato?”

24 de febrero, del año que usted quiera. Día de fiesta porque se le ganó al archirrival. ¿Quién habla? Usted lo sabe, usted lo conoce: “¡Excelente! ¡Excelente! ¡Qué maneras! ¡Qué rico! ¡Les pasamos por encima! ¡No la vieron ni pasar! ¡Papi es papi y a papi se le respeta! ¡Qué entrenador tenemos! ¡Está solo! ¡Está volando! Este carajo sabe de futbol. Es un bicho. Nadie estudia a los rivales como él”.

7 de marzo: “¡Tienen que echarlo!”... 14 de marzo: “Es el mejor”... 21 de marzo: “¡Renunciá cara de barro!”... 28 de marzo: “¡Dios guarde lo dejen ir!”... 4 de abril: “Qué tristeza con este entrenador”... 11 de abril (feriado por ley)... 18 de abril: “Qué director técnico más carga”... 25 de abril... 2 de mayo... 9... 16... 23... 30... 6 de junio... 13... 20... 27... resto del año; de nuevo, no importa cuál.

Etiquetado como: