Empataron a uno y dejaron el descenso para el final

Por: José Fernando Araya N. 2 abril, 2014

Heredia. La zozobra continua. Belemitas y generaleños deberán comer uñas y bajar los santos hasta la última fecha, pues ayer ninguno de los dos pudo desequilibrar el duelo directo por el no descenso.

El generaleño Fabrizio Ronchetti trata de superar la marca de Kevin Arrieta (en el suelo) y Rigo Ramírez. El duelo por el no descenso se resolvió con un empate a uno. | RAFAEL PACHECO
El generaleño Fabrizio Ronchetti trata de superar la marca de Kevin Arrieta (en el suelo) y Rigo Ramírez. El duelo por el no descenso se resolvió con un empate a uno. | RAFAEL PACHECO

Un desenlace de infarto, reflejo de un juego disputado de principio a fin y que terminó de sentenciar el empate a uno, deja las cosas igual que en el comienzo de la fecha: ambos equipos con un solo punto de diferencia y con cuatro fechas por disputar, que serán a muerte.

En este tipo de partidos no hay mayor secreto. La orden es directa: ir a luchar cada balón dividido, pues lograr la posesión de su lado es vital para tocar la puerta del arco rival. Así fue.

Brunet Hay conduce ante la marca de Daniel Varela (19). Observa Luis Carlos Barrantes. | RAFAEL PACHECO.
Brunet Hay conduce ante la marca de Daniel Varela (19). Observa Luis Carlos Barrantes. | RAFAEL PACHECO.

Belemitas y sureños ofrecieron un juego disputado hasta el último aliento, impulsados por la urgente necesidad de sumar a cómo de lugar, pues la categoría y el honor están en juego.

El juego hasta contó con un sano pique en las gradas entre las disminuidas barras de uno y otro equipo que no pararon de alentar a sus jugadores. Sin embargo, esa ayuda extra nunca llegó hasta la cancha.

La primera parte fue bastante dividida. El dominio de la pelota iba de un lado a otro, sin una idea clara de juego en ambos sectores.

Tal vez, los generaleños contaron con mejores recursos por su atractiva dupla ofensiva de Brunet Hay y Fabrizio Ronchetti, sin embargo, sin la pelota en su poder, ambos delanteros pasaron desconectados por muchos minutos.

En la acera de enfrente pecaron de ansias. Los belemitas cuando tuvieron el balón no supieron administrarlo bien. ¡Cómo le hace falta un creativo a Belén!

Eso sí, hay que destacar el gran espíritu de lucha y entrega de cada uno de los protagonistas, pues pese a las pocas llegadas dejaron toda la garra en el Rosabal Cordero, aunque terminara cercenado por la cantidad de faltas.

De alivio a tragedia. Cuando todo parecía irse en blanco, el infortunio llegó a Pérez Zeledón cuando Ronchetti bajó a defender en un tiro de esquina y la pelota le dio en su mano. Penal para Belén.

Ricardo Blanco, en su primera acción convirtió el castigo para el delirio del poco, pero fiel público belemita en el estadio..., pero el partido no estaba acabado.

Apenas movió el balón el cuadro generaleño llegó al área grande y José Sánchez se vistió de héroe con remate desde la derecha y sentenció el empate, que vale oro y que podría hacerse grande al final del torneo y significar la permanencia.