Generaleños y carmelos no lograron pasar del empate en el estadio Morera Soto

Por: Juan José Herrera Ch. 2 noviembre, 2012

Alajuela. Aunque tarde, Carmelita encontró ayer los bríos y el futbol necesarios para frenar el ímpetu a un Pérez Zeledón que por un momento soñó con salir de Alajuela con algo más que un empate.

El tempranero gol de Robert Arias, al 29’, parecía encaminar a la visita a una victoria cómoda, primero porque lo estaban haciendo mejor en la cancha; segundo porque a los locales se les veía muy poco para pensar en algo distinto.

Por ejemplo, desde el inicio Ariel Rodríguez y Francisco Calvo hicieron suya la banda izquierda, el gran lunar de Carmelita durante toda la primera mitad.

Precisamente por ahí se originó el gol de Arias: un arribo que terminó en un tiro de esquina con el que Rodríguez puso el balón en la cabeza del defensor. 1-0.

Los verdolagas, en cambio, caminaban con timidez por su propia casa, demostrando así por qué, junto a Uruguay y Puntarenas, tienen los peores números del torneo cuando se habla de localía.

Bríos. Sin embargo, si algo ha demostrado el conjunto de Orlando de León en esta vuelta a la Primera División es que nunca baja los brazos. No es el estilo del charrúa.

De León no quiso que el reloj le robara más minutos a su intento de remontada y apenas se inició el complemento, envió al campo a Bryan y Berny Solórzano, dos fichas de vocación ofensiva.

No había mayor secreto en el movimiento. Si iba a caer, Carmelita lo haría luchando. Y funcionó.

Los locales poco a poco fueron sumando metros hasta meter a la visita en su cancha y ahí se cargó de llegadas hasta llegar al usual desenlace de una presión así: el merecido empate al 61’.

Berny Solórzano se metió al área, sirvió el balón a Wualberto Montenegro con su pecho y este último cumplió con su parte. Carmelita regresaba al partido con el tiempo y los bríos necesarios para ganarse algo más que un punto.

Pérez Zeledón intentó reponerse del golpe llenándose de delanteros, pero ya su rival era otro.

Y aunque los locales tuvieron al menos tres contragolpes clarísimos para anotar, la suerte estaba echada. Empate 1-1 que, al final, dejó un sabor a buen futbol.

Etiquetado como: