Por: Gabriel Vargas B. 20 febrero, 2014

El Tribunal Disciplinario de la Unafut le vetó el uso de la cancha sede por un partido al Cartaginés, y una multa total de ¢900.000 por los disturbios en el Estadio Nacional el domingo anterior.

Además, su rival en ese juego, Alajuelense, tendrá que cancelar la suma de ¢1 millón “por los actos de violencia y delictivos protagonizados por sus aficionados”.

Tras un exhaustivo análisis de la situación y de los reportes del árbitro central del juego Henry Bejarano, así como los comisionados de la Unafut, el Tribunal Disciplinario destacó que hubo falta de seguridad en todo el recinto deportivo de La Sabana, actos delictivos como asaltos, agresiones a niños y mujeres y, en general, a los aficionados e invasión pasiva de aficionados con el fin de protegerse.

El próximo juego como local de Cartaginés será el miércoles 26 de febrero ante Pérez Zeledón, y el veto del uso de la cancha establece que deberá programar el juego en su estadio a puerta cerrada, o bien podrá llevarlo a otro recinto.

Sanciones. El lateral cartaginés Juan Diego Madrigal fue castigado con tres juegos por expulsión, y Néstor Monge un juego por acumulación de cinco tarjetas amarillas.

El manudo Johan Venegas fue sancionado con dos juegos.

Etiquetado como: