El atleta nacional, quien hace cinco años venció un cáncer linfático, terminó de cuarto en la exigente prueba lusa

Por: Juan Diego Villarreal 1 mayo, 2016
El atleta costarricense Neruda Céspedes ingresó este domingo a la meta con la bandera de Costa Rica.
El atleta costarricense Neruda Céspedes ingresó este domingo a la meta con la bandera de Costa Rica.

El costarricense Neruda Céspedes cerró de gran forma su participación en la ultramaratón Peneda Geres Trail Adventure, en Portugal, al ganar este domingo la octava y última etapa, de 15 kilómetros.

Con 268 kilómetros en sus piernas y tras ser el vencedor de la quinta jornada, el miércoles, Céspedes dominó la prueba de principio a fin saliendo con la consigna de recortar tiempo al tercer lugar para intentar colarse entre los tres primeros.

Pese a lo difícil del recorrido, Céspedes se mantuvo en el primer puesto y pudo concluir en primer lugar por segunda ocasión durante el evento, aunque no le alcanzó para desplazar al tercer puesto de la general.

Neruda terminó la fracción en la primera casilla con un tiempo de 1:15:00, seguido por el brasileño Francisco Chico Santos con 1:15:41, mientras el también brasileño César Picinin fue tercero con 1:25:09.

En la clasificación general, el costarricense terminó en la cuarta casilla de la competencia con un tiempo acumulado de 29:44:09. El ganador de la ultramaratón en tierras lusas fue Santos con 27:26:35, seguido por el español Imanol Aleson con 28:53:30 y el también brasileño César Picinin fue tercero con 29:18:14. La quinta casilla fue para Ashur Arce, quien también es costarricense, con 32:35:18.

Céspedes, de 38 años y quien hace cinco superó un cáncer linfático, pudo viajar a Portugal a competir tras costearse los boletos de avión y la inscripción de la prueba gracias a una cuenta de ahorros que tenía y al organizar una carrera de 10 km para recaudar fondos.

"Siento que la etapa fue espectacular. Creí en mí y es por eso que impuse un ritmo suicida, alboroté el panal desde que arrancó la carrera. Era un día para morir en el intento y la verdad fue emocionante enfrentar a corredores de tan alto nivel", sentenció Céspedes, quien es transportista en un hotel capitalino.

"A mi me costó mucho estar acá en Portugal porque tuve que recaudar colón por colón para estar aquí. Tengo mis pies hinchados, me duelen mucho las rodillas, pero al final logramos completar los 283 km y me siento muy orgulloso de las dos etapas que gané ante los mejores corredores del planeta.