Conocer de primera mano a su plantel es la primera tarea que aboca al entrenador

Por: Daniel Jiménez 16 junio, 2015

Con pantaloneta negra al estilo del fútbol retro, camiseta roja con cuello blanco, anteojos negros y un pito azul, saltó a la cancha del estadio Morera Soto el técnico colombiano Hernán Torres para su segundo día de pretemporada con Alajuelense.

Torres conversó unos minutos de manera amable con Johnny Acosta, a quien dos horas después anunciaría como su capitán.

La práctica manuda se enfocó en lo físico: correr por la cancha, alzar pesas y hacer ejercicios aeróbicos dirigidos por el preparador Alejandro Guzmán.

Mientras los jugadores efectuaban al pie de la letra lo solicitado por Guzmán, el estratega dedicó su tiempo para conversar con el doctor Alfredo Gómez y luego con su primer asistente Darío Sierra.

Con Sierra tuvo charlas cortas previo a cada cambio de petición de Guzmán. Luego de esas cortas conversaciones observó con sigilo a sus futbolistas.

Hernán Torres en la pretemporada con Alajuelense
Hernán Torres en la pretemporada con Alajuelense

En silencio Torres se ubicó cerca de los jugadores mientras ellos continuaban con su práctica sin balón. Con las manos cruzadas en su espalda caminó mirando cómo hacían el trabajo sus nuevos dirigidos.

Una hora después de haber iniciado la práctica, el timonel miró unos instantes el entrenamiento con balón de los porteros Patrick Pemberton, Dexter Lewis y Alfonso Quesada.

Las tapadas de los tres llamaron su atención, tanto así que se fue a trabajar específicamente con ellos tres bajo la tutela de Wardy Alfaro, preparador de arqueros.

El cafetero les hizo fuertes remates a corta distancia y efectuó algunos gestos de aprobación a los tres guardavallas rojinegros.

“Aquí hay muy buenos arqueros, a mí me gusta estar con ellos, hoy no me fue tan bien rematándoles porque me estoy adaptando al balón y a la cancha sintética”, comentó Torres al finalizar el entreno.

Voz de confianza. El estratega asegura que su metodología al inicio se basa en la observación, a conocer a sus jugadores tanto dentro como fuera del terreno de juego.

"Yo hablo con Johnny Acosta o con Patrick Pemberton, pero me gusta hablar con cada uno para saber cómo están, qué tienen, qué sienten. Soy una persona que me gusta llamar a uno o a otro para saber cómo amanecieron o si están fatigados, pero no es hablar cosas que sean de otro tema", aseguró el sudamericano.

Sobre si tiene nuevos hábitos en el camerino erizo respondió: "Nada más es tener disciplina, no hemos venido a imponer cosas que no son normales".

Contó que ya tiene la elección de su capitán, de su hombre de confianza en el grupo: Johnny Acosta.

"Me parece que tiene un buen entendimiento con el grupo, es referente, es un hombre de experiencia y ha estado en la Selección Nacional. Tiene rango de líder y lo poco que lo he visto tiene ese perfil", agregó.

Torres dio muestra de respeto en el trato a sus dirigidos y puntualizó que seguirá analizando al grupo para ver si necesita reforzar alguna zona o si no es necesario.