Por: Johan Umaña V. 22 octubre, 2014

Alajuela (Redacción). El Sporting Kansas City arribó esta tarde a Costa Rica con la firme consigna de amarrar su boleto a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Concacaf, un objetivo para el que incluso una derrota por la mínima ante Saprissa le basta.

Sin embargo, el técnico del conjunto estadounidense, Peter Vermes, dejó claro que no vienen con la calculadora en la mano, pues la consigna mañana en el Ricardo Saprissa será una sola: ganar.

“Saprissa es un buen equipo. Es un partido difícil para nosotros, pero venimos con una buena concentración y no venimos pensando en el empate. Necesitamos ganar. Cuando un equipo piensa en el empate, pierde, entonces venimos a jugar, no a defender”, aseguró el timonel en un más que aceptable español.

Vermes reconoció que la presión de la Cueva es un factor complejo, pero que no puede verse como una excusa para ese trascendental juego de mañana a las 8 p. m.

“Jugué hace muchos años aquí (eliminatoria rumbo a Francia 1998) y es un estadio muy difícil. La gente está muy cerca, pero esto es fútbol y es un partido; no se pueden buscar excusas”, añadió el técnico.

Los jugadores y demás integrantes del Sporting Kansas City arribaron a Costa Rica a eso de la 1:40 p. m. pero no fue hasta una hora más tarde cuando lograron salir de la terminal. | JOSÉ CORDERO
Los jugadores y demás integrantes del Sporting Kansas City arribaron a Costa Rica a eso de la 1:40 p. m. pero no fue hasta una hora más tarde cuando lograron salir de la terminal. | JOSÉ CORDERO

El conjunto estadounidense, que llegó a eso de la 1:40 p. m. al aeropuerto Juan Santamaría, partió una hora después rumbo al Hotel Real Intercontinental, su cuartel de concentración hasta el juego de mañana.

A su salida, solo Vermes atendió a los medios. Ahí aclaró que tampoco reconocerán la gramilla del Ricardo Saprissa, pues según el entrenador “no lo necesitan”.

Saprissa, por su parte, confirmó esta tarde que solo quedan 1.800 boletos de la gradería popular de sol sur y algunos pocos palcos y asientos del Club Morado.

Los morados necesitan una victoria de al menos dos goles de diferencia para asegurar su boleto a los cuartos de final. En caso de vencer 3-1, habría un sorteo.