23 febrero, 2015

La mediacancha del Saprissa devoró a la cintura rojinegra en el clásico nacional.

La fórmula que instaló Jeaustin Campos con David Guzmán como recuperador, Manfred Russell como volante mixto y Diego Estrada como creativo, pudo más en el centro del campo que Ariel Rodríguez y Armando Alonso.

Los morados gozaron de una superioridad numérica en ese sector, tanto a la hora de defender como al atacar, lo que hizo que Rodríguez y Alonso no pudieran mostrar su mejor versión.

Guzmán nunca estuvo solo cuando la S perdió la pelota, ya que Russell y el mismo Estrada lo acuerparon para recuperar el balón y pasar al ataque.

El bloque saprissista fue impenetrable, a tal punto que la Liga no encontró espacios por el centro del campo y más bien sufrió cuando los tibaseños tuvieron el esférico en su poder.

Alonso no logró cumplir su rol como enganche cuando atacaban o como un mixto cuando le tocó realizar funciones defensivas, lo que hizo que Rodríguez quedara desprotegido y tuviera que efectuar grandes recorridos.

Saprissa ganó la batalla en la media cancha, lució compacto y desde ahí edificó un triunfo más en el clásico nacional. Colaboró El periodista Cristian Brenes B.

infografia