Por: José Luis Rodríguez C. 30 mayo, 2012

Heredia. En momentos en que sus jugadores firman con otros equipos y la Asociación Club Sport Herediano amenaza con quitarle la administración del Herediano, el empresario Mario Sotela no aparece para hablar.

Desde el lunes anterior, cuando se le buscó para consultarle acerca de la salida de José Cancela, Jorge Barbosa y Francisco Calvo, y ayer, cuando se le iba preguntar con respecto a las deudas que mantiene, su teléfono celular timbró y timbró, pero nada más.

Tal actitud difiere de la que Sotela tuvo el 17 de mayo anterior, cuando atendió su celular mientras esperaba un vuelo hacia Costa Rica en los Estados Unidos.

En aquella ocasión, dos días antes del segundo partido de la final frente al Santos, Sotela llamó mercenarios a los futbolistas, quienes estaban molestos porque les adeudaba el salario.

Mas, esta vez, en medio de una desbandada de jugadores, y a 25 días de tener que cancelar las deudas millonarias del Herediano, el empresario no da señal de vida.

El único que ayer habló en nombre de la administración del club, eso sí, solo para referirse a la salida de jugadores, fue Roberto Carpio, vocero que el pasado lunes tampoco había contestado.

“Don Mario me dijo que hablara en su nombre”, dijo Carpio.

Etiquetado como: