24 julio, 2014

Redacción

Las reveladoras declaraciones de Jorge Luis Pinto este jueves al despedirse como técnico de la Selección de Costa Rica calaron hondo en un hombre que conoce bien al hoy extécnico de la Tricolor: el sociólogo Jaime Perozzo.

Este último se encuentra en El Salvador en la Copa Uncaf Sub-20 y conversó sobre la actitud del extécnico de la Sele al afirmar que un miembro de su cuerpo técnico pidió hace año y medio su salida del banquillo de la nacional.

Jaime Perozzo apoyó a Héiner Mora cuando este quedó fuera del Mundial, cuando el equipo ya estaba en Brasil. | ARCHIVO/CARLOS BORBÓN
Jaime Perozzo apoyó a Héiner Mora cuando este quedó fuera del Mundial, cuando el equipo ya estaba en Brasil. | ARCHIVO/CARLOS BORBÓN

El también colombiano manifestó sentirse sorprendido por la reacción del extimonel en rueda de prensa al afirmar que no continuaba al mando de la Sele porque no lo dejaron escoger a sus hombres de confianza.

El sociólogo se convirtió en voz de mando durante el Mundial al conocer al dedillo a los seleccionados y sacar la mejor parte de ellos ante las pruebas que se presentaron en Brasil.

Su mensaje fue contundente: "Me parece poco honesto y en un lenguaje sibilino (misterioso), van a saber la verdad", dijo Perozzo a este medio. Además aseguró que el próximo jueves ampliará detalles sobre su apreciación de los hechos.

Perozzo fue claro en que en este tema hay mucha tela que cortar, pero será hasta el próximo jueves, cuando regrese a Costa Rica, que conversará más a fondo.

El sociólogo del equipo brindó a la Revista Dominical una amplia entrevista que se publicó el domingo anterior y en la cual reveló una serie de situaciones que se vivieron en el camerino tricolor durante el Mundial en Brasil.

– Ustedes iban con bajísimas expectativas no solo del resto del mundo, acá mismo hubo muchas críticas por la selección de jugadores...

– Todo el mundo tiene derecho a opinar lo que quiera, cuando tú estás seguro de tu trabajo y los otros especulan sin conocer tu trabajo allá ellos, cuando todo el mundo hablaba mierda yo estaba callado y calmado. Los resultados finales de todo un trabajo se resumen en un partido, pero la forma como tú amasas la materia prima solamente la sabemos nosotros, y en mi caso solamente las sé yo, hay muchas cosas que no tengo por qué contárselas a Pinto, son de mi resorte, hay muchas cosas que yo sé de los muchachos que son mías, por ética personal son mías, y el loco se emberracaba que por qué tal cosa, '¡porque no me da la gana contarte y porque no te voy a contar, simplemente!'

–¿Tanto así es la relación suya con cada uno de ellos?

– Totalmente. Yo durante dos años y medio les mando dos emails por semana a todos, qué buen partido, ojo cometiste ese error, por qué no pensás en esto... nunca los he abandonado. Incluso a los que pasaron por lesiones y no volvieron.

Así como Pinto fue vendiendo su idea táctica yo fui vendiendo mi idea grupal, del entrenamiento grupal. Inicialmente esto de mandarles un sociólogo a los jugadores fue muy difícil, pero cuándo yo le digo a un jugador '¿por qué vos hiciste hasta tercero de bachillerato?' Cuando se dan cuenta de que yo conozco la base social y toda su historia, dicen 'uy, qué interesante', y les digo 'has cometido este error por esto y por esto y por esto, y hago todo un análisis y se van dando cuenta de que yo puedo ser un gran aliado... hay jugadores a los que les arreglé el matrimonio (risas) es que... como soy sicólogo social eso también me permite muchas cosas, se complementa con la sociología, yo miro la gente y ... ya, son muchos años de experiencia.