Por: Roberto García H. 15 septiembre, 2014

Cartago. Le cuesta sonreír. Quizás porque ante el micrófono se siente acosado. A lo mejor es por timidez natural, simplemente.

Lo cierto es que Daniel Quirós se esforzó ayer por responder con serenidad los cuestionamientos de los que fue objeto, relacionados con las cuatro ocasiones claras de gol que desperdició ante el arquero generaleño.

Si las pierde, es por algo. Es decir, dilapida opciones porque, invariablemente, el travieso morocho, natural del Puerto y hoy militante azul, taconea en la zona de metralla, por lo general en las barbas del guardameta adversario.

Ayer le contamos cuatro, en los minutos 25, 42, 57 y 90. La más clara fue la del 42’. Randall Alvarado le sirvió un pase magistral y, encarrerado, el travieso la pegó en el palo de mano derecha de Néstor Mena.

De tercer arquero a protagonista. Alejandro Gómez, arquero azul, hizo ayer dos tapadas de mérito. | RAFAEL PACHECO
De tercer arquero a protagonista. Alejandro Gómez, arquero azul, hizo ayer dos tapadas de mérito. | RAFAEL PACHECO

“Como siempre estoy en el área, hay oportunidades. Esa que usted dice, la quise poner ahí mismo, junto al poste de mano derecha, pero lamentablemente rebotó. Tal vez me faltó calma, pero también fue por buena suerte del portero”.

En distintos tramos del juego, Mauricio Wright, estratega de la Vieja Metrópoli, le dio indicaciones; unas veces a viva voz; otras junto al muchacho, tomándolo por el hombro, hablándole al oído.

Se ve que le tiene cariño, que lo aprecia, que Wright cree en su jugador. Y como que le da tiempo.

“Yo sé que tengo que trabajar mucho para empezar a anotar. Tengo fe de que el marco contrario se abrirá en cualquier momento.

“También sé que si hoy (ayer) perdimos muchas oportunidades claras, el próximo partido, que será contra Saprissa, no nos va a ocurrir lo mismo. Ya van a ver que, tarde o temprano, se me van a dar”.