Con la victoria, la Nacional tendrá los dos pies en la Copa del Mundo de Rusia 2018

Por: Daniel Jiménez 2 septiembre
Los jugadores de la Selección Nacional celebran el segundo tanto del partido ante Estados Unidos.
Los jugadores de la Selección Nacional celebran el segundo tanto del partido ante Estados Unidos.

Nueva Jersey

Una verdadera fiesta en la Joya, con uno de esos partidos que se juegan en la grada y se saca la tarea en la cancha. Así es como el vestuario de la Sele se imagina el compromiso ante México, de este martes a las 8 p. m. en el Estadio Nacional.

Un empate en este choque haría que la Tricolor garantice el boleto a su quinta copa del mundo: Rusia 2018.

La faena no es sencilla, pero como decía Jorge Luis Pinto: "Entre más bravo es el toro, mejor es la corrida".

Los aztecas pasan un buen momento y marchan en el primer lugar de la clasificación general de la hexagonal. De hecho, la victoria ante Panamá 1-0 les garantizó su presencia en el Mundial.

Este partido se vivirá a flor de piel. Así lo confiesan los protagonistas del histórico triunfo contra Estados Unidos en Nueva Jersey (2-0).

"Contra México vamos con todo, en lo personal trataré de hacer mi mejor partido y daré lo mejor de mí para poder ganar, contra ellos es una final igual que todas, pero con más motivación. Desde que salieron las entradas, rápido estaban vendidas y será un éxtasis muy grande para nosotros y la afición", comentó Bryan Oviedo.

Ese criterio del lateral izquierdo del Sunderland inglés lo secundan otros líderes como Bryan Ruiz, Celso Borges y Johnny Acosta.

Todos ellos son conscientes de que el rival que estará al frente no es sencillo, por eso piden a los aficionados hacer su propio juego en la grada, donde se hacen sentir 34.000 voces.

"Viene un partido bastante difícil y debemos tratar de conseguir los puntos en este partido que viene. Necesitamos a la afición que llegue al estadio y que nos apoye, pues marcarán diferencia", externó Oviedo.

También hubo algunos discursos más mesurados, como el del Kendall Waston, quien califica de "muy difícil" el choque de este martes contra los aztecas.

"El festejo quedó en la cancha, cuando metimos los goles nos volvimos locos, pero en frío hay que mantener la cabeza con calma, la humilidad y tener claro que no estamos en el Mundial, estamos cerca, pero hay que luchar hasta el final", ratificó el espigado defensor del Vancouver Whitecaps.

Su compañero de equipo, Christian Bolaños pensó de la misma manera al señalar que "esto no ha terminado".

Por su parte, el seleccionador nacional, Óscar Ramírez, envió un mensaje claro a sus dirigidos y a la afición en general: "Tenemos un chance de poder clasificar y queremos hacerlo en Costa Rica".

La Tricolor le ganó a los aztecas rumbo al Mundial de Brasil 2014 (2-1). En aquella oportunidad, Bryan Ruiz y Álvaro Saborío fueron los que abombaron las redes.

Esa realidad no es la actual, pues en esa ocasión el Tri no pasaba un buen momento e incluso por poco se queda afuera del máximo torneo de selecciones a nivel mundial.

Etiquetado como: