Por: Esteban Valverde 27 marzo, 2015

Celso Borges (5) disputó el balón con Edgar Benítez. | RAFAEL PACHECO
Celso Borges (5) disputó el balón con Edgar Benítez. | RAFAEL PACHECO

La sabana A Costa Rica se le olvidó lo que es perder. La afición tica se acostumbró a los resultados positivos, por lo que morder el polvo es una sensación muy lejana, ya que la Sele acumuló ayer 13 juegos sin caer.

El empate sin goles ante Paraguay le permitió a la Tricolor igualar la máxima racha invicta a nivel mayor, que ostentaba el combinado dirigido por Rodrigo Kenton entre el 2008 y 2009.

Sin embargo, lo hecho por esta generación se cuantifica de otra manera, tomando en cuenta el calibre de los rivales.

República de Irlanda, Uruguay (en dos ocasiones), Italia, Inglaterra, Grecia, Holanda, Nicaragua, Panamá, Guatemala, Omán, Corea del Sur y los guaraníes fueron incapaces de hincar a la Sele, tanto en el Mundial como en la Copa Uncaf y en fogueos.

El combinado patrio contabiliza actualmente seis victorias y siete empates, mientras que con Kenton se registraron 11 triunfos y solamente dos igualdades.

No obstante, los oponentes en ese entonces fueron El Salvador (tres veces); Haití, Surinam y Panamá, Granada (en dos oportunidades); Honduras y Guatemala, entre choques eliminatorios y también de la Uncaf.

“Mantener el invicto y seguir respetando la casa como tal es importante”, afirmó anoche el delantero Álvaro Saborío.