Con el título del Verano bajo el brazo la S quiere cuestionar el vigente dominio erizo

Por: Juan José Herrera Ch. 19 julio, 2014

Kevin Briceño es uno de los cuatro refuerzos con los que Saprissa buscará la defensa de sus títulos y la conquista de la Concacaf. | ARCHIVO
Kevin Briceño es uno de los cuatro refuerzos con los que Saprissa buscará la defensa de sus títulos y la conquista de la Concacaf. | ARCHIVO

Más allá del resultado que el Súper Clásico de mañana entre Alajuelense y Saprissa pueda dejar, está claro que este prematuro juego de exhibición permitirá ver los primeros destellos de dos equipos que tienen una larga temporada delante.

Por eso, lo interesante para este domingo al mediodía será ver qué dejaron las pretemporadas en cada acera y, más importante aún, con qué llegada cada uno al semestre.

En Saprissa está claro que la receta será la misma. Rónald González nunca se cansó de repetir que lo que funciona hay que mantenerlo; por lo tanto, para este clásico se espera el mismo sistema y posiblemente los mismos nombres.

El pasado Súper Clásico se lo dejó la Liga en la definición de los shoot outs . Acá Kendall Waston (17) soporta la marca de Johan Venegas. | ARCHIVO
El pasado Súper Clásico se lo dejó la Liga en la definición de los shoot outs . Acá Kendall Waston (17) soporta la marca de Johan Venegas. | ARCHIVO

Con la Liga la cosa no cambia mucho. Óscar Ramírez dejó claro que la limpia en el plantel buscó aligerar una planilla demasiado amplia, pero que la base del finalista del Verano ahí está.

Estrenos, regresos y ausencias. En ese ajedrez que es un clásico, vale la pena sacar el rato para observar qué hay nuevo en cada bando, qué falta y quién aporta.

Para Saprissa, que oficiará de local, está latente el debut de hombres como Gualberto Montenegro, Keilor Soto o Rafael Morales, este último una incertidumbre pues no estaba claro si los permisos que aún le falta por conseguir serían un impedimento para saltar al terreno de juego mañana.

También falta ver qué pasará con Yeltsin Tejeda, figura que bien podría decir el domingo adiós a toda la afición morada, ya sea dentro o fuera de la cancha.

Con la Liga la mayor tajada de expectativa se la lleva Pablo Gabas. Ese volante ofensivo que trae desde México la promesa de aquella ofensiva con la que por muchos años engalanó a la media rojinegra.

Pero más importante aún será ver cómo Óscar Ramírez tapará sus múltiples ausencias y qué as traerá bajo esa manga que siempre gusta de las sorpresas en clásicos.

Además está el dominio erizo en este Súper Clásico, con dos victorias y cero derrotas, un último adorno para un duelo que, sea como sea, calentará el ambiente.