La sanción de ¢1.650.000 impuesta tras la final, frente al Herediano, puso a los morados al frente de ranquin de penas económicas del certamen recién finalizado

Por: Kenneth Hernández Cerdas 25 mayo
El arquero suplente del Herediano, Daniel Cambronero, sufrió una herida en la cabeza tras ser golpeado por un objeto en el Ricardo Saprissa.
El arquero suplente del Herediano, Daniel Cambronero, sufrió una herida en la cabeza tras ser golpeado por un objeto en el Ricardo Saprissa.

Redacción

Saprissa se convirtió en el equipo que más multas económicas recibió en el Torneo de Verano 2017.

La sanción de ¢1.650.000 impuesta tras la final frente al Herediano, puso a los morados al frente del ranquin de penas aplicadas a los clubes de Primera División.

La cifra mencionada se unió al ¢1.450.000 que pagaron los saprissistas entre la fase regular (22 juegos) y la cuadrangular final. El monto total asciende a ¢3.100.000, casi la cuarta parte de las multas que se les aplicó en general a los planteles de la máxima categoría.

El Tribunal Disciplinario de la Unafut anunció este jueves que los tibaseños fueron castigados por el lanzamiento de objetos a la cancha, el uso de pólvora y no tomar las medidas de seguridad necesarias para impedir el ingreso de objetos peligrosos al recinto, entre otros detalles, en el duelo contra el Team. Todo ello desencadenó también en un veto de dos partidos a la Cueva.

El domingo anterior el portero herediano Daniel Cambronero fue impactado por un objeto que le provocó una herida en la cabeza, mientras que el volante Rándall Azofeifa recogió un envase de fijador de cabello e incluso se lo aplicó en son de broma.

También hubo invasión al campo por parte de dos aficionados locales.

Que la Cueva sea objeto de castigos es una tendencia, ya que por tercer campeonato consecutivo ocurre lo mismo. Al cierre del Invierno 2016 el estadio fue vetado y a los saprissistas les tocaron el bolsillo con una multa de ¢1.250.000.

En el Verano 2016, tras la eliminación en semifinales frente a la Liga, la pena fue de ¢1.450.000 por razones similares a las del torneo recién finalizado.

Tiempo atrás, específicamente en el Verano 2014, el Disciplinario vetó el recinto tibaseño con dos juegos debido a la invasión de seguidores locales cuando el equipo consiguió su título 30.

"Estamos analizando dónde jugar, posiblemente será en el Estadio Nacional", respondió a La Nación Paulo Wanchope, gerente de la S, en relación con el lugar donde su club disputará los primeros dos juegos de local en el Invierno 2017.

Caras tardías. Detrás de Saprissa, Liga Deportiva Alajuelense aparece como la segunda entidad que más dinero canceló en multas.

A los rojinegros les tocó pagar ¢2.300.000 en sanciones, de ese monto ¢700.000 correspondieron a cuatro salidas tardías para iniciar los partidos o el segundo tiempo en el último semestre.

Según datos de la Unafut, la Liga salió nueve veces tarde a la cancha entre el Invierno 2016 y el Verano 2017. La reincidencia es penada por este órgano. Ningún otro club acumuló tantas acciones de este tipo.

Cartaginés le pisó los talones al equipo rojinegro, ya que en siete oportunidades fue penado por no estar a tiempo al momento de empezar o reiniciar un cotejo.

En general los brumosos desembolsaron en castigos al equipo un total de ¢1.325.000, mientras que Herediano, vigente campeón nacional, acumuló ¢1.300.000.

Universidad de Costa Rica acabó como el menos condenado económicamente con ¢100.000 por lanzamiento de objetos al terreno de juego.

El certamen veraniego recogió sanciones de todo tipo. Parte de las más curiosas fueron para Limón FC, que fue castigado por no entregar las alineaciones 50 minutos antes de comenzar un encuentro, que el técnico Horacio Esquivel no diera declaraciones después de un partido y que el Estadio Juan Gobán no tuviera cuatro extintores vigentes y en buen estado.

En San Carlos, club que perdió su puesto en Primera División, ocurrió que un oficial de seguridad que estaba dentro de la cancha increpó al cuarto réferi, según el acta arbitral.

Sin tomar en cuenta sanciones a futbolistas, entrenadores y miembros del cuerpo técnico, la suma de penas económicas llegó a ¢13.025.000.

Castigos económicos a clubes de Primera División*

1. Saprissa ¢3.100.000

2. Alajuelense ¢2.300.000

3. Limón ¢1.500.000

4. Cartaginés ¢1.325.000

5. Herediano ¢1.300.000

6. Pérez Zeledón ¢1.025.000

7. Carmelita ¢700.000

8. Liberia ¢675.000

9. San Carlos ¢550.000

10. Santos ¢350.000

11. Belén ¢100.000

12. UCR ¢100.000

Fuente: Recopilación de La Nación con datos de Unafut.

Los 5 sanciones más curiosas

Jornada 21

Estadio: Carlos Ugalde

Juego: San Carlos 0-Alajuelense 1

Multa a San Carlos: ¢100.000 ya que un miembro de la seguridad privada ubicado en la gramilla increpó al cuarto árbitro y le manifestó: "que se están cag... en todo y que ahora como pretenden que les brinden seguridad"

Jornada 19

Estadio: Alejandro Morera Soto

Juego: Alajuelense 3-Saprissa 1

Multa a Alajuelense: ¢100.000 por el lanzamiento de dos serpentinas al terreno de juego sin impactar a nadie, las que por sus características pueden ser consideradas como no peligroso.

Cuadrangular 1

Estadio: Juan Gobán

Juego: Limón 5-Saprissa 1

Multa a Limón: ¢200.000 por no ubicar como mínimo cuatro extintores vigentes y en buen estado de funcionamiento en el sector del terreno de juego.

Jornada 22

Estadio: Colleya Fonseca

Juego: Belén 3-Limón 1

Multa a Belén: ¢100.000.00 ya que al finalizar el encuentro hubo invasión del público de forma pacífica.

Jornada 4

Estadio: Juan Gobán

Juego: Limón 4-Liberia 1

Multa a Liberia: ¢100.000 por presentar tarde las alineaciones.