Cartaginés llegó al juego con la defensa menos batida, pero estuvo lejos

Por: Davis Castillo, Cristian Brenes 14 febrero, 2016

El sueño de once días que vivió Cartaginés al estar igualado en puntos con el líder del Torneo de Verano, tras ganarle a Herediano y Pérez Zeledón, tuvo un despertar terrorífico por culpa de un Monstruo morado de cuatro cabezas.

Saprissa no solo se encargó de atormentar a su rival, sino que de un solo golpe lo hizo pasar penurias, lo ridiculizó en el propio estadio José Rafael “Fello” Meza y lo goleó 1 a 4.

En tan solo 90 minutos el conjunto tibaseño hizo que los aficionados locales se olvidaran del arranque prominente y se llenaran de tristeza y frustración, al punto de profesar uno que otro grito de desaprobación contra el técnico uruguayo César Eduardo Méndez y sus dirigidos.

¿Qué hicieron los tibaseños para sacar un triunfo tan contundente y sólido?

El timonel Carlos Watson ganó y por mucho la disputa táctica, al colocar a Escoe como un enganche, poner en punta a Moya y limitar por completo el juego por las bandas de los locales con Arauz y Angulo.

Esa movida, en combinación con el fallido cambio de sistema que efectuó Méndez. El paso de su clásico 1-5-3-2 a un 1-4-4-2 permitió que el actual campeón nacional mostrara todo su poderío y maniatara a su rival.

Los tibaseños fueron dominadores absolutos, gracias a un Angulo que rozó la brillantez y un Escoe y un Arauz que con su desequilibrio, vértigo y movilidad desarmaron a la que hasta ayer era la mejor zaga (solo había recibido dos tantos en seis juegos).

El equipo visitante perforó con inteligencia a la parte baja brumosa y en solo 45 minutos le propinó tres dardos letales.

Moya fue el primero en abombar las redes con un cabezazo certero que dejó sin respuestas al arquero Alejandro Gómez en el 21’, gracias al servicio de Angulo.

Sin embargo, la debacle local llegó en el cierre del primer capítulo, ya que en solo tres minutos llegaron dos tantos más.

Escoe cerró con todo el marco a disposición, en el 42’, luego de que Kevin Vega chocara en una cobertura con Roy Smith en la mitad de la cancha y habilitaran a Arauz, quien no desaprovechó y asisstió a su compañero.

Como si no fuera suficiente, Angulo sacó su varita y se lució en un cobro de tiro libre imposible de detener para Gómez en el 45’ y en el 68' firmó su doblete con un derechazo impecable.

El juego estaba resuelto y a pedir de boca de la S, pese a que aún quedaba mucho partido. Si bien, Méndez intentó recomponer su ofensiva con movimientos en la zona media, sirvió de poco.

Desde el amanecer del juego quedó en evidencia que Cartaginés no se iba a encontrar en ataque, ya que su zona de volantes nunca carburó y tanto Fabrizio Ronchetti como Rándall Brenes lucieron aislados, al punto que el primer y único remate de los brumosos llegó en el 84’, cuando Vega aprovechó el servicio de Brenes y abombó las redes de izquierda.

El tanto solo maquilló la paliza a manos de un Saprissa.

El sueño de once días que vivió Cartaginés al estar igualado en puntos con el líder del Torneo de Verano, tras ganarle a Herediano y Pérez Zeledón, tuvo un despertar terrorífico por culpa de un Monstruo morado de cuatro cabezas.

Etiquetado como: