Por: Gabriel Vargas B. 31 octubre, 2014

Diego Estrada regresó a la titular con gol en la S. | RAFAEL PACHECO
Diego Estrada regresó a la titular con gol en la S. | RAFAEL PACHECO

Saprissa volvió a respirar contra Pérez Zeledón luego de recibir una dura cachetada de Belén, al caer 4-3 en el Rosabal Cordero.

Precisamente esa caída significó un remezón en el camerino morado, que les sirvió para poner las barbas en remojo de cara a lo que se avecina.

“Por ahí alguien pensaba que Saprissa podía ganar solamente con el nombre, pero no es así, quedó demostrado que los partidos hay que jugarlos”, expresó del delantero Carlos Saucedo, quien aceptó que la derrota contra los belemitas fue dolorosa e inesperada.

“Fue una experiencia que vivimos y nos dolió mucho perder, porque por la cabeza a nadie le pasaba perder, pero ahora todos pensamos en que no nos vuelva a ocurrir”, agregó Saucedo.

Ese golpe al final de cuentas fue asimilado por los jugadores saprissistas como una especie de reflexión sobre lo que venían haciendo.

“Fue una derrota dura porque veníamos de una buena racha de victorias y es importante que nos pase eso ahorita a que nos pase más adelante.

“Esperemos ahora que nos toca un rival directo no mostrar debilidad, salir a ganar porque Saprissa es un equipo que tiene que salir a ganar en cualquier cancha”, expresó Mynor Escoe.

Con atención. Los morados son conscientes de que el juego del próximo domingo contra Herediano es como una final adelantada, de esos partidos llamados de seis puntos.

“Herediano es un gran equipo, que está peleando por la clasificación y que siempre está optando por el título, así que no será nada fácil ese partido”, dijo Saucedo.

Uno de los capitanes saprissistas, Gabriel Badilla, recalcó que no ponen atención especial sobre un jugador florense.

“Heredia tiene grandes jugadores, nos cuidamos de todos los aspectos y de lo que nos pueda hacer daño”, dijo Badilla.