Moravia y Saprissa empataron sin goles y ahora definirán el título el próximo domingo

Por: José Fernando Araya N. 24 septiembre, 2014

Así lució ayer la cancha del Saprissa tras la fuerte lluvia. | J.CORDERO
Así lució ayer la cancha del Saprissa tras la fuerte lluvia. | J.CORDERO

Saprissa apostó a su gran mediocampo para obligar a un partido más de la final del Fútbol Femenino Nacional, luego de empatar anoche 0-0 con el equipo de Moravia.

El cuadro morado llegó a esta final obligadas a ganar, pues acarreaban una sanción por no solventar un problema logístico hace cuatro meses en juego con Garabito.

Esto las colocó entre la espada y la pared, pues tenían que evitar a toda costa el triunfo moraviano, para no perder el título nacional.

Pero esa presión les favoreció anoche, pues poco dejaron hacer al equipo visitante, más bien fueron las jugadoras moradas que terminaron perdonando al frente del arco defendido por Dinnia Díaz.

Díaz fue por mucho la figura de la noche, pues fue determinante para evitar los goles claros de Cristin Granados en dos ocasiones y otra de Carolina Venegas en la etapa complementaria.

Retraso. Pese a que el partido estaba programado para las 8:15 p. m., el compromiso sufrió un retraso cercano a los 15 minutos, esto por motivos de la fuerte lluvia y rayería que cayó anoche por el sector de Tibás.

La gramilla sintética del Saprissa sufrió de más y se vio levemente afectada por los excesos de agua.

La moraviana Jazmín Elizondo recibe una falta de una de las jugadoras del Saprissa ayer en el primer juego de la final del fútbol femenino. | JOSÉ CORDERO
La moraviana Jazmín Elizondo recibe una falta de una de las jugadoras del Saprissa ayer en el primer juego de la final del fútbol femenino. | JOSÉ CORDERO

La idea de querer ganar lo más rápido posible, le metió mucha más presión al cuadro moraviano, que se fue diluyendo al igual que la copiosa lluvia en Tibás.

Pero un mediocampo de lujo comandado por la experimentada Katherin Alvarado y la perla Gloriana Villalobos, lideró las opciones de mayor peligro en el partido.

Pero las moradas perdonaron y dejaron ir la oportunidad de viajar con alguna ventaja en su bolsa de cara al juego de vuelta de la final.

Justo al final del juego, la moraviana Priscilla Barrientos dejó con el corazón en la mano a más de una jugadora saprissista, al sacar dos remates que por poco dan le dan el ansiado bicampeonato.

Ahora todo se decidirá el próximo domingo a las 11 a. m. en la cancha del barrio Socorro, en San Miguel de Santo Domingo, Heredia. Esta nota fue elaborada según la transmisión de Canal 42.