Vega anotó gol con que la S se afianzó en la cima, a seis puntos de distancia

Por: Johan Umaña V. 19 marzo, 2015
El portero Danny Carvajal se rifa el físico para salir a despejar una pelota que pretendía Randall Brenes, anoche en el Estadio Nacional. El arquero fue figura. | MAYELA LÓPEZ
El portero Danny Carvajal se rifa el físico para salir a despejar una pelota que pretendía Randall Brenes, anoche en el Estadio Nacional. El arquero fue figura. | MAYELA LÓPEZ

Sin complicarse, ni sudar a chorros, ni darle espacio a la duda... Saprissa es hoy más líder que nunca. El Monstruo hizo víctima a un afanoso, pero débil, Cartaginés, lo derrotó por la mínima en el Estadio Nacional y así aumentó a seis el colchón de puntos entre la cima del Verano 2015 y el segundo lugar.

Hoy la S ya le lleva ocho puntos de distancia a Alajuelense y nueve a Herediano. Mucho, pese a que quedan nueve jornadas por jugar en la fase regular.

Y esa gigantesca holgura no hizo más que consolidarse anoche, gracias al buen gol de Deyver Vega, el único capaz de ponerle números a un partido de escasas opciones en La Sabana.

Ataque sin filo. Aunque en el papel parecía que Cartaginés ingresaba a la cancha a evitar perder, en el césped natural los brumosos pusieron un planteamiento atrevido, de mucho ruedo del balón y buen dominio en la medular. Un montón de buenas intenciones...

De ahí vino la primera ocasión de gol del partido, un mano a mano entre Randall Brenes y Danny Carvajal, al 14’, del que el guardameta salió como vencedor.

El conjunto azul siguió aplicando un dominio inefectivo, como un cuchillo sin filo que no corta ni la mantequilla.

En parte, el mérito de ese gran cero lo comparte el trío de centrales Adolfo Machado, Andrés Imperiales y Keylor Soto, quienes se han encargado de impregnar de estabilidad a la otrora problemática retaguardia morada.

Saprissa, que le había entregado poco al juego, no necesitó cambiar su postura pasiva para adelantarse en el marcador gracias a un buen pase largo de David Guzmán en el que Vega desnudó, con extrema facilidad, las grietas de la mala zaga brumosa. En mejores palabras: Juan Diego Madrigal y Jameson Scott colaboraron, junto con la salida apresurada del portero Gómez, para que el inquieto 15 se luciera con el gol.

Llegó la complementaria y las cosas no cambiaron mucho. Ese rodar del balón de la visita y la fantasía de la zurda de Vega fueron el resumen de casi todo el encuentro. La S calmada, esperando como campeón al que retan sin tener mucho para desbalancearlo. Cartaginés, con muy poco para cambiar el destino del partido.

Diego Estrada pudo rematar el juego, al inicio de la segunda mitad, pero su veloz escapada culminó en un zurdazo que remeció el palo del guardameta brumoso Alejandro Gómez.

Y el empate solo se asomó en una oportunidad, al 85’, cuando Chiqui cometió el error de no definir y pasarle el balón a Andrés Lezcano, quien, presa de sus escasas habilidades, remató desviado con el marco desguarnecido.