De local tiene un 100% de rendimiento luego de seis partidos

Por: Daniel Jiménez 25 septiembre
El portero de Saprissa, Kevin Briceño, le comete el penal al atacante santista Kenny Cunningham.
El portero de Saprissa, Kevin Briceño, le comete el penal al atacante santista Kenny Cunningham.

Una fiera indomable en casa, pero dócil fuera de ella. Esos son los dos rostros que muestra Saprissa en el Apertura 2017.

Los morados ganaron sus seis compromisos de local, a pesar de que jugaron dos encuentros en el Fello Meza ante Carmelita (4-2) y UCR (1-0).

Además, en la Cueva, las goleadas han estado a la orden del día. La S tumbó a Cartaginés (3-0), Grecia (6-1) y Liberia (4-0). También venció a Guadalupe, aunque de forma ajustada (1-0).

En su casa, sea donde sea el juego, los dirigidos por Carlos Watson tienen un trato del balón distinto a como lo tienen de visitante.

El rival cuenta, claro. En reiteradas ocasiones, en ruedas de prensa, Watson alaba al contrincante de turno, pero ¿por qué Saprissa no juega igual fuera de su estadio?

La principal razón es la cancha sintética de algunos adversarios, según confesó el propio Watson, incluso antes del encuentro ante el Santos (derrota morada 3-2).

Lejos de su guarida, Watson y compañía registran apenas un 26% de rendimiento, con un balance de un triunfo ante Pérez Zeledón (1-2), un empate contra Herediano (1-1), y tres derrotas frente a Limón (3-1), Alajuelense (2-0) y Santos (3-2). De esos escenarios, tres tienen superficie artificial.

El atacante Cristhian Lagos festeja su anotación de penal ante el Saprissa el pasado domingo en el Ebal Rodríguez.
El atacante Cristhian Lagos festeja su anotación de penal ante el Saprissa el pasado domingo en el Ebal Rodríguez.

Esto evidencia que el Monstruo ha regresado herido a su cueva: 10 tantos en contra en cuatro duelos y solo cuatro puntos de 15.

En criterio de Watson, el cuerpo técnico ha intentado por todos los medios buscarle un remedio a jugar en grama sintética, pero por el momento no lo ha conseguido.

"He hecho de todo para jugar en este tipo de cancha, he intentado de todo, lo teníamos bastante resuelto hoy (ayer), pero ya comentamos un problema que hemos tenido y no quiero insistir sobre él porque el rival ha jugado bien. No acostumbro a venir a dar excusas, queremos quedarnos con el esfuerzo que ellos han hecho, pero hubo un factor fundamental que incide en nuestro fútbol", comentó el estratega tras la caída en Guápiles.

Incluso, el jefe del banquillo tibaseño externó que contra los santistas "los cambios no alcanzaron", pues Anderson Leite y por lo menos seis compañeros más se llenaron las plantas de los pies de ampollas.

"Prácticamente no podían correr. En iguales circustancias ha tenido que salir Ulises Segura de la cancha. Íbamos a hacer otro cambio porque habían varios jugadores lastimados por las mismas circunstancias, pero en cuanto ejecuté uno, se lastimó otro futbolista", añadió.

El pasado 19 de setiembre, Watson habló de la dificultad que se ha tenido en este tipo de campos. El timonel afirmó que la fórmula que le da éxito al club es tener el balón y darle tratamiento.

"Todos saben que hemos tenido problemas en ese tipo de campo, pero no estamos tranquilos. Analizamos qué hacer. Algo intentamos hacer y no salió en Limón, por ejemplo. Nosotros somos cómodos con el balón y si no lo controlamos tenemos problemas", indicó el entrenador.

Precisamente el próximo encuentro de Saprissa será de visita, el próximo lunes ante Carmelita en el Estadio Alejandro Morera Soto de Alajuela, a las 7 p. m., según informó la Unafut. Este reducto cuenta con una nueva gramilla híbrida, que los morados visitaron en el pasado clásico nacional.

Etiquetado como: