Desde el lejano 2010 Saprissa no pierde tres juegos en fila y hoy recibe una UCR líder

Por: Johan Umaña V. 24 septiembre, 2014

Las crisis de Saprissa , aunque profundas, son cortas. Tanto así que el Monstruo ya cumplió cuatro años sin perder tres partidos seguidos.

Fue con Roy Myers, en agosto del 2010, la última vez que la S sumó tres derrotas consecutivas: dos por el torneo local y una de Concacaf.

Una crisis de tres partidos es desconocida para prácticamente todo el actual plantel morado. Tampoco la conoce el entrenador Rónald González, para quien el triunfo ante la UCR es perentorio, aunque sea “por medio a cero”.

“Ocupamos ganar, ya lo demás se corrige. Ocupamos ganar para no alejarnos mucho de los punteros y para dar un golpe anímico y de credibilidad en lo que veníamos haciendo y lo que, más o menos, está ahora en dudas”, comentó el estratega en una tensa rueda de prensa.

Rónald insiste en que dos derrotas no son una crisis, pero acepta que hay varias cosas por mejorar. Eso sí, el diagnóstico se lo reserva.

“Las preocupaciones y las ocupaciones me las dejo yo (...). Lo único que digo es que ocupo un poco de paciencia de nuestra gente, que estamos ocupados y que vamos a entrenar lo más fuerte posible, triple si es posible, para volver a tener esa tranquilidad”, aseveró el D. T.

Los zagueros Adolfo Machado (izq.) y Alexander Robinson intentan detener al brumoso Carlos Hernández, en la derrota del domingo. | CARLOS BORBÓN
Los zagueros Adolfo Machado (izq.) y Alexander Robinson intentan detener al brumoso Carlos Hernández, en la derrota del domingo. | CARLOS BORBÓN

Saprissa no contará con el lesionado David Guzmán ni con con el castigado David Ramírez. González fue contundente al respecto:

“Hay reglas en el equipo que se tienen que respetar y no me importa cuál jugador sea, todas se respetan. Más en el caso de David, que es el jugador más joven del equipo, así que todavía para el partido de mañana está fuera”, adujo Rónald.

Dos realidades. Los saprissistas tienen de su lado la ventaja de volver a la Cueva, donde no juegan desde hace cuatro meses, cuando levantaron el título del Verano. Pero enfrentarán la complicación de recibir al líder del Invierno: una UCR que viene con el convencimiento de que esta es una ocasión ideal para hincar a un grande y mostrarse como serio candidato al título.

“La posición en la que nos encontramos ahora hace que tengamos la ilusión de ir al estadio Ricardo Saprissa con lo que venimos haciendo y tratar de superarlo”, comentó el entrenador José Giacone.

Para el estratega sobra la motivación de ambos lados: para su equipo, es la intención de mantener el buen momento, para los morados, la necesidad de volver a ganar.

“Ni siquiera es una mala racha, son dos partidos que se magnifican porque Saprissa es un equipo muy grande. Todos queremos ganar, el momento en que vengamos es indistinto. Ellos lo van a tomar a vida o muerte”, agregó Giacone.