Por: Eduardo Baldares 4 marzo, 2015

Faltan 14 días para la colisión, más o menos 336 horas para ese choque entre un ferrocarril morado y un triciclo blanquiazul, tic-tac, tic-tac. No es exageración. A una catástrofe de esas o peores dimensiones se expone el Club Sport Cartaginés si no clava los frenos y vira 180 grados, dejando una "U" negra, de caucho quemado, sobre la autopista.

Saprissa vs Cartaginés se juega el próximo miércoles 18 de marzo en la Cueva del Monstruo.

Jeaustin Campos debe estar frotándose las manos, con su risa socarrona y la boca hecha agua, deseando que su rival mantenga su esquema anti esquemático, suicida, la táctica de los ojitos cerrados al rival, "porque solo importa lo que haga mi equipo, no el adversario".

No se extrañen que, en la previa, Jeaustin procure condicionar al DT papero (para hacerlo puré de papa), en uno de sus típicos ardides verbales.

"Me gusta como juega Cartago. Los resultados no se le han dado, pero es un equipo que enfrenta de tú a tú, que siempre propone sin importar el rival, que va adelante y eso es bueno para el espectáculo. No debería cambiar. Los equipos que juegan bien en algún momento han de sacar resultados". Más o menos así me imagino la conferencia de prensa de Campos en la antesala del Saprissa vs Cartaginés. Tirándole la carnada para que muerda.

Ya Oscar Ramírez felicitó al técnico Enrique Meza después de la vapuleada que le pegó la Liga al CSC, 6 a 2 (pudo ser peor, pero Alajuelense bajó el ritmo luego del sexto gol). "Debo rescatar la dignidad del Cartaginés en el segundo tiempo, ya que un equipo que va perdiendo por esa cantidad de goles siguió proponiendo", dijo "El Machillo".

¡Claro! A los entrenadores de los equipos grandes les fascina, les encanta, les enloquece de felicidad y casi les excita cuando los rivales les juegan abiertos de par en par, tirándoseles encima sin precauciones defensivas. Entonces, en la previa los invitan a jugar así y, tras la paliza consecuente, los felicitan por el esquema tan "bonito" (para ellos, que golearon).

A brincos y saltos, gracias a la potencia de su nómina respetable, Cartaginés no perdió contra Uruguay, Belén, PZ, UCR, Carmelita, AS Puma y se salvó que Herediano no se percató de sus cráteres defensivos, de los que sí se dio cuenta Alajuelense.

Aunque perdió contra Santos apenas 0-1, de milagro no fue masacrado en el propio Fello Meza, gracias a que Mario Víquez, Argenis Fernández, Gonzalo Ludueña y Andrey Francis entraron en un concurso, patético e involuntario, llamado "¿Quién bota el gol más muerto?".

Ese partido del domingo pasado, cuando los guapileños pulsearon el récord Guinness de opciones de gol desperdiciadas, dio pie al título de este comentario: Saprissa 6 – Cartago 0, porque ante un oponente como el monstruo, o cualquier otro grande, ese habría sido el marcador.

Entonces, es evidente que el decano tiene que cambiar, sí o sí. Si el giro no se produce, sino toma en cuenta a los rivales y se plantea tácticamente, con equilibrio entre líneas; brumosos cierren los ojitos : el golpe será durísimo.

Etiquetado como: