La Caja Costarricense del Seguro Social mantiene a Santos como moroso por un monto de ¢13.6 millones.

 15 enero, 2014

Redacción

El volante Carlos Hernández ha tenido pocas oportunidades de jugar con Herediano, equipo al que pertenece desde ligas menores.
El volante Carlos Hernández ha tenido pocas oportunidades de jugar con Herediano, equipo al que pertenece desde ligas menores.

El Santos de Guápiles no ha podido inscribir ante la Unafut a sus refuerzos para el Torneo de Verano 2014, debido a una deuda que mantiene con la Caja Costarricense del Seguro Social.

Según el encargado de prensa de Unafut, José Pablo Molina, el martes el equipo santista intentó registrar a nuevos jugadores. Sin embargo, Competición no lo aprobó.

"Lo intentaron ayer (martes), pero no se aprobaron las inscripciones. Por ahora ellos cuentan con la planilla que terminaron el torneo anterior. No ha podido reforzarse", dijo Molina.

La Caja informó ayer martes que la deuda por ¢210,4 millones está en medida cautelar. Por lo tanto, deben respetarla.

Sin embargo, hay un monto de ¢13,6 millones que sí están bajo cobro, libres de algún proceso judicial. Esta es la deuda que afecta la inscripción de los refuerzos.

Según Molina, Unafut pidió una certificación a la Caja del verdadero estatus del Santos. Además, se esta a la espera que el club pruebe que hizo un arreglo o bien pagaron la deuda.

Los equipos de la Primera División tiene tiempo hasta el 4 de febrero para inscribir a nuevos jugadores.