Caribeños podían despegarse de Liga, Team y Cartaginés, pero cedieron terreno

Por: Cristian Brenes 17 marzo, 2015

El tanto del empate del verdolaga Johnny Woodly al minuto 81 no solo lo celebró Carmelita, sino que Alajuelense, Herediano y hasta Cartaginés sonrieron luego de que Santos igualara 1 a 1 en su propio estadio.

Carmelita luchó hasta el último minuto y se paró fuerte en el estadio Ebal Rodríguez ayer, para arrebatarle un empate a Santos en el cierre del compromiso. | RAFAEL MURILLO
Carmelita luchó hasta el último minuto y se paró fuerte en el estadio Ebal Rodríguez ayer, para arrebatarle un empate a Santos en el cierre del compromiso. | RAFAEL MURILLO

Los caribeños le tendieron la mano a los equipos grandes, ya que dejaron ir una victoria que les hubiera permitido despegarse en el segundo lugar de la tabla del certamen.

El triunfo era una obligación para los santistas, quienes tenían en sus manos la posibilidad de sacarle tres puntos a la Liga, cuatro a los florenses y ocho a los brumosos.

Sin embargo, los dirigidos por César Eduardo Méndez fueron incapaces de extender su buen momento en el campeonato y aprovechar el bajonazo de los tradicionales.

Los guapileños estuvieron lejos del nivel que mostraron en las últimas fechas y pese a ir ganado desde el minuto 13, con la anotación de Keneth Dixon, pestañearon sobre el cierre del compromiso.

El conjunto verdolaga fue la piedra en el zapato de un Santos que no se vio cómodo dentro del terreno de juego, nunca pudo adueñarse de la pelota y cedió la iniciativa a los visitantes, pese a estar en ventaja muy temprano.

Los carmelos no bajaron los brazos y aunque les faltó plasmar su dominio en acciones de peligro y tener más profundidad en el último cuarto de cancha, lograron mantener el juego a su alcance hasta el cierre.

Johnny Woodly se encargó de transformar en gol el cobro desde los once metros al 81’, tras una mano dentro del área del volante José Carlos Pérez y decretar el empate definitivo.

El tanto cayó como un balde de agua fría para los locales, quienes buscaron reaccionar, pero no tuvieron una buena tarde, carecieron de un fútbol de asociación en la mitad de cancha y terminaron tropezando en su propia casa.

El Santos dejó ir el subliderato -ahora en poder de Pérez Zeledón- y la posibilidad de meterle presión a los cuatro equipos tradicionales en la lucha por clasificar a semifinales.

Santos le terminó tendiendo la mano a Alajuelense, Herediano y Cartaginés. Los caribeños desaprovecharon una oportunidad de oro para asustar a los grandes en el Verano.