Por: Miguel Calderón S. 12 febrero, 2015

Existen partidos en los que desde el pitazo inicial hay un equipo que toma las riendas y se adueña por completo del balón. Eso pasó ayer con Santos, en el partido que ganó ante su escaso público contra la UCR.

El cuadro santista se aprovechó de una Universidad de Costa Rica que llegó a especular a la cancha del Ebal Rodríguez y que al final pagó muy caro un primer tiempo desteñido.

Los guapileños lograron un triunfo de oro gracias a su buen manejo del balón en el mediocampo, su buen bloque en defensa y a esa agresividad con la que encararon el compromiso.

Muy temprano, apenas en 13 minutos, los santistas encontraron el gol por medio de Francisco Calvo. El defensor dejó su zona habitual, se fue al ataque y culminó con una gran técnica un centro de otro zaguero del equipo, Kevin Fajardo.

Justo y merecido tanto para el plantel que hacía mejor las cosas en el campo, mientras la U no despertaba del desmayo.

Francisco Calvo (centro) festeja su anotación ante la UCR. Lo acompaña Jesús Camacho (der.) y observa el académico Joel Silva. | RAFAEL MURILLO.
Francisco Calvo (centro) festeja su anotación ante la UCR. Lo acompaña Jesús Camacho (der.) y observa el académico Joel Silva. | RAFAEL MURILLO.

Los dirigidos por José Giacone nuevamente mostraron confusiones en su zaga, con un once renovado que presentó cinco cambios con respecto a la última fecha, pero que nunca se entendió entre sus líneas.

Prueba de ello fue la segunda anotación, que llegó a los 32 minutos por medio de la táctica fija.

Se durmió la defensiva universitaria y Kevin Fajardo, a quemarropa y sin marca, envió el balón al fondo para concretar el 2-0.

En la segunda parte, la UCR mejoró con el ingreso de Jonathan Sibaja y Jorge Barbosa, pero solo alcanzó para el descuento de Solís al 79'. El triunfo fue para el equipo que siempre propuso.

Etiquetado como: