Por: José Pablo Alfaro Rojas 30 abril
Los santistas celebran la apertura del marcador obra de Marvin Obando
Los santistas celebran la apertura del marcador obra de Marvin Obando

Guápiles

Santos es el mejor ejemplo de que cuando se aprende de los tropiezos, el premio puede venir después, convirtiendo aquel trago amargo del pasado en el mejor aprendizaje. Los guapileños pasaron de ser humillados en la anterior cuadrangular, a convertirse en aspirante al título.

A raíz de una estrategia sólida, un equipo talentoso y maduro, Santos le propinó una paliza de 3 por 0 al equipo que hace apenas ocho días había goleado a Saprissa 5 por 1.

Limón pecó de inocente, cayó en la trampa cual pez que muerde el anzuelo y acabó atrapado en las redes santistas, ahogado ante las arremetidas, el toque fino y con sentido de su rival.

Fue la tónica del clásico del Caribe. Cuando las graderías se transforman en un potente megáfono que entremezcla dos coros distintos, el 'Santos, Santos, o el Limón, Limón', es cuando este partido toma un valor adicional.

En las voces de la feligresía y en los 16 futbolistas con raíces limonenses presentes en la cancha, se refleja que realmente puede existir el clásico del talento y alegría, el clásico limonense.

La puesta en escena de los anfitriones se sobrepuso desde el primer minuto. Con una lectura perfecta desde el banquillo, Johnny Chaves entendió que Limón mantendría la esencia de su juego, en la que predomina la apertura por los costados y el juego a ras de piso.

Durante muchos lapsos le cedió la pelota, consciente de que las salidas rápidas, comandadas por Osvaldo Rodríguez, Raimond Salas o Starling Matarrita viniendo desde atrás, le permitirían tomar mal parados a los limonenses, que sufrían para achicar el campo y contrarrestar las llegadas.

El primer aviso llegó al minuto 1, cuando Salas recibió un buen pase de Rodríguez al segundo palo. El talentoso extremo caribeño remató mal y desperdició la acción.

Santos insistió con la propuesta, le dio algunas libertades a Miguel Marín para tocar la pelota y aventurarse al ir al frente. La instrucción estaba clara. Había que recuperar y salir rápido hacia el ataque en busca de los espacios que estaban quedando en la retaguardia caribeña.

De nuevo, Rodríguez mandó un trazo desde la derecha, que esta vez sí fue aprovechado por Marvin Obando, quien escaló por la banda para rematar prácticamente solo y abrir la cuenta al 9'.

La consistencia del juego guapileño se tradujo en buenas oportunidades para incrementar el marcador, ante un adversario endeble en la marca y en el parado táctico.

Después de sendas oportunidades de Kenny Cunningham y Wílmer Azofeifa que no concluyeron en anotación, Santos encontró su premio. A solo dos minutos del cierre de la inicial, Cunningham sacó un trallazo desde fuera del área para batir a Dexter Lewis y poner el marcador 2 por 0.

En el complemento, Santos retrasó la línea de presión, consciente de que Limón saldría a buscar el tanto del descuento. La fragilidad de la zaga y el mediocampo limonense se mantuvo. La misión de detener el tome y dame santista, y sobre todo los pases filtrados de Azofeifa y Rodríguez, complicaron aún más el panorama de Limón.

Santos sacó oro de los espacios caribeños, leyó con una claridad pasmosa las debilidades de su adversario y jugó como un equipo consolidado, que aspira a conseguir el boleto a la final.

Una buena corrida por la izquierda de Michael Barquero terminó en piernas de Salas, tras un mal rechazo de la retaguardia limonense. El santista tuvo tiempo para darse la vuelta y perforar las redes de Lewis por tercera vez en el juego, al minuto 56.

Santos aprendió, y seguramente Limón también lo hará, sí desea llegar a la final.

El camino de ambos aún no está decidido, pero lo es cierto es que los guapileños toman impulso y cumplen la promesa de no ser un simple espectador en la fase decisiva. Hoy son líderes de la cuadrangular.

Alineaciones:

Santos: Bryan Morales 6, Marvin Obando 8, Jhamir Ordain 8, Juan Diego Madrigal 7, Edder Monguio 7, Michael Barquero 7 (Rigoberto Jiménez, al 78'), Wílmer Azofeifa 8, Osvaldo Rodríguez 9, Reimond Salas 8 (E. Solorzano, al 81´), Kenny Cunningham 7 (L. Adams, al 61'), Starling Matarrita 7

Limón: Dexter Lewis 6, Shain Brown 5, Erick Scott 5, Alexander Espinoza 5, Jeikol Peterkin 5, Erick Marín 5, Michael Barrantes 4 (Méndez, al 34´), Miguel Marín 6, Luis Pérez 5, Kendrick Pinnock 4 (Kareem Mclean, al 46'), Yuaicell Wright 5 (Michael Soto, al 69').

Goles: Obando al 9' (asistencia de Rodríguez), Cunningham al 43' y Salas al 56'.

Estadio: Ébal Rodríguez de Guápiles.