Jugadores viven situaciones difíciles por rebajos en los salarios

Por: José Luis Rodríguez C. 25 enero, 2015
Poco después de haber concluido el entrenamiento del pasado jueves, el técnico César Méndez hizo apuntes en la gramilla del Ebal. | RAFAEL MURILLO
Poco después de haber concluido el entrenamiento del pasado jueves, el técnico César Méndez hizo apuntes en la gramilla del Ebal. | RAFAEL MURILLO

Guápiles, Pococí. A veces sin desayunar, porque la plata no da para tanto, Edder Solórzano toma uno de los tres buses que le llevan de su barrio, Miraflores en Batán, al Ebal Rodríguez.

Con 19 años y mucha ilusión, pero en ocasiones sin nada en el estómago, este pequeño delantero arriba al estadio donde busca cumplir el anhelo de ganar más dinero, y, en algún momento, desayunar todos los días.

Y es que Batán, como llaman a este futbolista, refleja el delicado estado económico que vive el Santos de Guápiles.

Él, quien apenas gana ¢100.000 al mes, usa ¢90.000 para viajar, y lo que queda lo estira en 30 larguísimos días.

Así, con fondos insuficientes, están los integrantes de la planilla desde que la empresa Mexitico, del azteca Mohamed Morales, renunció a la administración de 15 años cuando apenas cursaba el primero.

Tal situación hizo que la Asociación Deportiva Santos de Guápiles retomara las riendas de la institución y, como primer paso, redujera los salarios.

“Hay descontento e incertidumbre. En mi caso prácticamente fueron dos días de estira y encoge –negociando la reducción del salario– y se llegó a un acuerdo para ellos, no tanto para mí. Ahora hay que hacerle frente”, dijo el portero Adrián de Lemos el jueves.

A sus 32 años, De Lemos, exportero de Herediano y Saprissa, es uno de los que tratan de ponerle buena cara a una situación que le ahoga, ya que, como indicó, “soy casado, tengo dos hijas y debo pagar escuela y cuentas pendientes”.

Tras jugar cuatro años en Saprissa (entre los 13 y 17 años), Edder Solórzano es a sus 19 años uno de los nuevos en el Santos. | RAFAEL MURILLO
Tras jugar cuatro años en Saprissa (entre los 13 y 17 años), Edder Solórzano es a sus 19 años uno de los nuevos en el Santos. | RAFAEL MURILLO

Otro que vive con incertidumbre es Javier Loaiza, defensa que ante la congoja “coqueteó” con el Cartaginés.

“Sí busqué opción con Cartaginés, pero la salida de los mexicanos fue cuando ya en Cartago tenía el cupo lleno”, apuntó.

El lateral informó de que la Asociación firmó a toda la planilla y cuerpo técnico hasta abril –cuando acaba la primera fase del Verano 2015–.

“Todos estamos en la misma condición, así lo pidió la nueva administración. Todo depende de que haya otra estructura administrativa cuando el torneo termine, y ver qué sigue”, dijo el técnico César Eduardo Méndez.

El estratega apela a la competencia interna del jugador para olvidarse del mal momento.

“Las motivación tiene que ser externa, si no habrá problemas”.

La firma de la planilla por cuatro meses fue confirmada por Rafael Arias, jerarca del Santos.

Etiquetado como: