Una jugada de balón parado definió el duelo entre caribeños que tuvo poca claridad

Por: Diego Ureña S. 9 marzo, 2014

En medio de poca claridad y un juego muy físico, una jugada a balón parado le dio un triunfo por apenas 1-0 al Santos sobre Limón.

Los guapileños le deben la vida al arquero Adrián de Lemos, que los mantuvo en el encuentro durante la primera mitad.

El portero evitó con dos grandes tapadas, la primera al 12’, que cayera un gol tempranero de los visitantes, quienes iniciaron con gran ímpetu pero se fueron sofocando y un apagón del estadio Ebal Rodríguez los terminó de desaparecer al 35’.

Cuando regresó la luz al recinto, también le llegó la iluminación a los locales, que se ordenaron en defensa y no necesitaron la intervención de Adrián de Lemos durante el resto del encuentro.

Argenis Fernández, del Santos de Guápiles, fue controlado durante todo el juego, en la foto lo marca Lemark Hernández de Limón. | JOSÉ RIVERA
Argenis Fernández, del Santos de Guápiles, fue controlado durante todo el juego, en la foto lo marca Lemark Hernández de Limón. | JOSÉ RIVERA

Al 40’ llegó el primer aviso, cuando Argenis Fernández falló un gol claro en el área pequeña tras un centro raso de Antonio Salazar.

La primera mitad fue emocionante con tiros a marco en ambos bandos, lo que no se repitió en el segundo período, que se caracterizó por una lucha desordenada en el mediocampo.

Si Dios interviniera en el fútbol, les habría dado el empate. Ninguno merecía tres puntos, pero al 75’ cayó la injusticia para ambos equipos, un gol del Santos.

Un buen cobro de Carlos Hernández se encontró la cabeza de Edder Monguío y terminó en las redes de los limonenses.

Al Santos le había respondido su arquero en la primera mitad, pero a Limón el suyo lo decepcionó. En el tanto tiene gran culpa la mala salida de Román Arrieta.

Los visitantes trataron de empatar, empujaron hacia el frente sin nunca encontrar la claridad y al final se quedó sin anotar.

En una pelea mala solo es necesario un golpe y eso fue todo lo que necesitó el Santos para dejarse tres importantes puntos en casa.

Esta victoria es aún más trascendental para los guapileños que se catapultan al cuarto lugar con 17 puntos, a la espera de los resultados que se den en los duelos de hoy.

Mientras que Limón sigue en un bache, suma cuatro juegos sin ganar y su desempeño como visita es deplorable, alcanza tres derrotas seguidas.