El ambicioso proyecto brumoso se tambalea tras salida de su técnico

Por: José Fernando Araya N. 4 noviembre, 2014
Wright se marcha del Cartaginés con ocho triunfos en 16 partidos para un 56% de rendimiento. | ALBERTH MARÍN
Wright se marcha del Cartaginés con ocho triunfos en 16 partidos para un 56% de rendimiento. | ALBERTH MARÍN

Cartago. El 13 de mayo, el Cartaginés anunciaba el comienzo de un ambicioso proyecto con el único objetivo de ser campeón nacional, basado en una completa necesidad tras 74 años de sequía.

Ese día se presentó a Mauricio Wright como nuevo estratega y tras él vendrían luego las llegadas de fichas claves en el ajedrez brumoso como Johan Condega, Jameson Scott, Carlos Hernández y la pomposa contratación del mundialista Christian Bolaños.

Anoche, en una decisión que causó sorpresa, incluso a algunos miembros de la institución blanquiazul, la directiva decidió prescindir de los servicios de Wright como entrenador del equipo.

Fue una noticia anunciada como “mutuo acuerdo” aunque la votación de los altos rangos quedó 5-2 en contra de la permanencia del entrenador.

Con Wright también se marchan su asistente Hugo Viegas y el preparador físico Alex Sandí.

Sin embargo, también se va un poco de la confianza de la afición, que de inmediato criticó la decisión de la directiva catalogándola de ser “apresurada”.

A su vez, y quizás sea lo más importante, también se comienza a resquebrajar aquel plan trazado justo al inicio del Invierno 2014.

Más allá. Mauricio Wright se aleja del Cartaginés debido a las últimas dos derrotas ante Alajuelense y Carmelita, las cuales ahora podrían complicar su clasificación.

Pero, ¿fue prematura la decisión de despedir al técnico a pocas fechas de terminar la fase regular?

Al parecer no, pues la decisión se comenzó a tomar una vez terminado el juego ante los carmelos. Ahí mismo, la directiva, muy molesta, se reunió de emergencia y habló de prescindir de los servicios del estratega; situación de la cual no había vuelta atrás y quedó confirmada al final de la tarde.

Pero para Daniel Vargas, presidente del Cartaginés, el proyecto que impulsaron con la única meta de lograr el cetro, va más allá de la figura de Wright en el banquillo.

“El objetivo era llevar al Cartaginés a la lucha por el título y cualquier cosa menor a esa es un fracaso. Esa meta en este momento sigue intacta, pues el equipo tiene amplias posibilidades de clasificar y está bien constituido con jugadores de primera línea .

“Tal vez lo que cambia es quién pueda llevarlo al objetivo”, mencionó el jerarca brumoso.

De momento y hasta el final del campeonato, al banquillo brumoso llegará Claudio Fabián Ciccia, actual gerente deportivo del equipo, quien estará junto al asistente Martín Arriola. Él también trabajó en el cuerpo técnico de Wright.

Al timonel saliente le restaba un torneo más de contrato, es decir, seis meses de salario que el club se comprometió a indemnizarle como parte del acuerdo entre ambos.

Este pago no agrava la situación económica del equipo según dijo el vicepresidente, Carlos Loría.

“A Mauricio y los otros miembros del cuerpo técnico se les pagara lo estipulado en la cláusula de rescisión previamente negociada y eso lo cubre el presupuesto de este semestre”, concluyó el vicepresidente brumoso. Colaboró: Fernando Gutiérrez, corresponsal GN.