Por: Ferlin Fuentes 9 noviembre, 2015

Rónald Matarrita fue un verdadero dolor de cabeza para los jugadores Christian Bolaños y Hansell Arauz en el clásico de ayer en el Estadio Nacional.

El rápido lateral manudo hizo suya la banda izquierda.

En ofensiva le pintó la cara a Arauz. El gran ejemplo de ello fue en el gol de Carlos Discua.

Además, al momento de aplicarse en defensa, el seleccionado nacional logró dominar a Bolaños, jugador que no pudo hacer valer su experiencia.

Matarrita demostró de nuevo que consume kilómetros de manera desenfrenada.

“La jugada del gol es una acción que practicamos, mi tarea es tratar de buscar la opción para sacar un buen centro y mis compañeros en ofensiva tienen la cuota de encontrar el espacio, como sucedió en esa acción”, expresó Matarrita.

El valuarte manudo se alista para arrancar su primera eliminatoria con la Tricolor mayor, situación que lo ilusiona, ya que las probabilidades de jugar son muy altas ante la lesión de Bryan Oviedo.

“El inicio de la eliminatoria debe ser bueno para nosotros, hay que aprovechar y tratar de hacer la mayor cantidad de puntos para encarrilar la clasificación a la hexagonal. El juego ante Haití (este viernes) es una buena prueba para buscar la clasificación desde el inicio”, aseguró Matarrita.

El zaguero se concentra ahora en aprovechar su empeño, velocidad y buen fútbol para contribuir a que la Sele empiece bien la ruta al Mundial.