El entrenador de los coronadeños apela a la parte emocional para intentar sacar a su equipo del bache que lo tiene al borde del descenso

Por: Juan Diego Villarreal 21 abril, 2016
Rónald González salió campeón de Saprissa desde la cancha y el banquillo.
Rónald González salió campeón de Saprissa desde la cancha y el banquillo.

"A mis jugadores les dije que si no ganamos un partido de siete, no merecemos estar en la Primera División. Aún dependemos de nosotros mismos. Eso lo tenemos muy claro", sentenció el técnico del Uruguay de Coronado, Rónald González, tras la derrota 1-0 ante Carmelita del miércoles.

Los lecheros suman 41 puntos en la tabla general del campeonato, mientras que los carmelos tienen 40, cuando falta un solo partido por disputarse.

Es por ello que todo se definirá en el último juego del Torneo de Verano, cuando los uruguayos reciban a la Universidad de Costa Rica y los verdolgas visitan al Santos de Guápiles, ambos el domingo a las 3 p. m.

"Es claro que estamos tristes y es bueno sentirnos así por lo que estamos pasando, pero en el fútbol no importa si uno está triste o alegre, al día siguiente hay que ir a entrenar. No vamos a bajar los brazos, a echar todo por la borda lo que ha ganado este grupo", comentó Rónald.

González tiene claro que su carrera futbolística no fue fácil y aquellas dificultades que tuvo fueron claves para moldear su carácter. Precisamente eso es lo que desea que sus jugadores entiendan en un momento de tanta tensión.

"En los tres días no vamos a cambiar nada de lo que venimos haciendo. En tres días no le voy a definir a Alejandro Alpízar o Ismael Gómez. Hay episodios en los que no tuvimos suerte, como el remate al palo de Johan Bonilla. Ya eso es pasado y ahora debemos concentrarnos en el partido que viene porque es la última oportunidad que tenemos", añadió el técnico lechero.

El estratega exsaprissista comentó que es el momento para que sus jugadores muestren eficacia, al reiterar que dependen de ellos mismos y deben tomar las cosas con calma, pues tienen 90 minutos para sacar la victoria.

"Lo peor que podemos hacer es echarnos a morir, está es una prueba que Dios nos puso a todos, la cual es necesario sacar adelante por nuestras familias, por la institución y las personas que confiaron en nosotros. Son vivencias que nos da el fútbol y de las cuales debemos aprender", puntualizó González.