El técnico del Saprissa lamentó la mala suerte en el gol que les hace Carmelita, pero aún así sale más tranquilo en comparación a la derrota de hace una semana ante Cartaginés.

Por: German Matamoros S. 28 septiembre, 2014

Redacción

Rónald González y Guilherme Farinha se fundieron en una abrazo previo al duelo de esta mañana en Alajuela.
Rónald González y Guilherme Farinha se fundieron en una abrazo previo al duelo de esta mañana en Alajuela.

El técnico Rónald González lamentó la derrota del Saprissa ante Carmelita, pues mencionó que su equipo mereció mejor suerte por lo hecho en los segundos 45 minutos.

"Sin duda el resultado es malo. El partido se marca en un error muy evidente, en una situación más de infortunio que de virtud. Carmelita fue mejor en los primeros 25 minutos, pero luego equiparamos y el segundo tiempo fue todo nuestro. Desgraciadamente, recibimos un gol en esas circunstancias".

González no cree que el resultado de esta mañana vaya a tocar la confianza de sus jugadores para el clásico del próximo miércoles.

"En la parte anímica será como lo dije el pasado domingo antes de enfrentar a la UCR: el mejor momento para jugar contra Alajuelense es el miércoles, para intentar otra vez salir del momento difícil y hacernos valer como locales. No creo que la parte anímica de los jugadores para un clásico vaya a ser alterada".

Rónald enfatizó que hay urgencia por trabajar la definición, pero se lleva otra sensación por lo hecho por sus jugadores en el duelo ante los verdolagas.

"Nuestra premisa es trabajar en definición porque las generamos. A veces entran y a veces no. Hoy tuvimos cuatro y no se pudo. Carmelita hizo un remate directo además del gol y ganó. En el futbol no se puede hablar de justicia. Aún así, salgo más tranquilo que hace una semana, porque hoy sí pudimos haber hecho goles. Me queda otra sensación".

Por último, el técnico dijo que tendrá que seguir variando su equipo si los jugadores que alinea no rinden.

"No puedo echarle tierra a todos. Si los que entran no aprovechan la oportunidad, entonces van a tener que esperar que los que dejaron el puesto vuelvan. Esto no es un club de amigos."