8 mayo, 2015

Buenos Aires. afp River Plate golpeó primero en la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, tras imponerse 1 a 0 ante Boca Juniors en el Monumental, pero no pudo asestarle la estocada a su archirrival.

Carlos Sánchez celebró la anotación con sus compañeros. | EFE
Carlos Sánchez celebró la anotación con sus compañeros. | EFE

Los xeneizes salieron con vida, pese a no mostrar su mejor versión en la primera parte del juego y recibir un tanto, al minuto 81, del uruguayo Carlos Sánchez desde el punto de penal. Este los desestabilizó en el cierre del compromiso.

Boca se niega a morir y la derrota por la mínima le permitió dejar la serie abierta para intentar la remontada el próximo jueves 14 de mayo en la Bombonera, donde estará obligado a ganar al menos por 2 a 0 para pasar.

Por su parte, a River le alcanzará con un empate para quedarse con el pase a la siguiente fase.

Los millonarios lamentaron no sacar más ventaja, aunque le dieron valor a un triunfo que les permitió retomar confianza, tras caer ante Boca, 2 a 0, el domingo anterior por el torneo local y acumular cinco partidos sin derrotarlos en el presente año, entre choques amistosos y oficiales.

“Tuvimos actitud, presionamos y ahora esperamos el otro partido con mucha fe”, dijo Sánchez, autor del gol que hizo vibrar a las 62.000 personas que colmaron el Monumental.

Mientras, Fernando Gago, volante xeneize, aseguró que deben tomar con calma el resultado y buscar la remontada.

“No hay que volverse locos. Todos los equipos del mundo pierden un partido. Hay que dar vuelta a la serie en nuestra cancha”, manifestó Gago.

El ganador de esta serie se enfrentará en los cuartos de final con el vencedor del duelo entre los brasileños Sao Paulo y Cruzeiro. El conjunto paulista también ganó 1 a 0 en el duelo de ida.