El técnico florense exigió a sus hombres actitud y entrega antes del partido

Por: Juan Diego Villarreal 17 abril, 2016
El defensor Pablo Salazar anotó dos tantos en la goleada del Herediano sobre Limón, ayer en el Rosabal Cordero. En este festejo lo acompaña Óscar Esteban Granados. | LUIS NAVARRO
El defensor Pablo Salazar anotó dos tantos en la goleada del Herediano sobre Limón, ayer en el Rosabal Cordero. En este festejo lo acompaña Óscar Esteban Granados. | LUIS NAVARRO

Heredia. Antes de que empezara el compromiso ante Limón, en las afueras del camerino del Herediano, el técnico Hernán Medford daba la charla técnica a viva voz, golpeando una mesa y pidiendo actitud a sus hombres.

El regaño a sus pupilos surtió efecto, pues el Team goleó a Limón 4-0 en el Rosabal.

“Señores, nadie nos va a regalar nada. Señores, si alguno no me cumple, lo saco”, expresó en forma tajante Medford a sus hombres antes que salieran a calentar a la grama sintética.

El timonel no quería que se repitiera lo ocurrido a media semana en Liberia, donde Herediano cayó 1-0.

El mensaje fue comprendido por sus pupilos, quienes por primera vez en la era de Medford ganaron por más de tres goles.

Así, los rojiamarillos siguen de cacería, en procura de que Saprissa tenga un traspié para bajarlo del primer lugar.

Ahora los florenses tienen 44 puntos, uno menos que los tibaseños, a falta de dos juegos.

Herediano aprovechó ayer los tiros de esquina para ganar.

Tres de las conquistas llegaron después de las ejecuciones de Elías Aguilar, ante la débil marca de la zaga limonense.

Pablo Salazar de cabeza, al minuto 13, y más tarde el mexicano Luis Omar Hernández, al 38’, marcaron de cabeza.

En el complemento, los dueños de casa salieron con el mismo ímpetu y Salazar, está vez de derecha, resolvió en el área para el 3-0, al minuto 58’.

Los florenses continuaron con la presión sobre los caribeños, algo en lo que también había insistido Medford a sus muchachos antes de empezar el duelo.

Los dueños de casa, con el ingreso de Víctor Mambo Núñez, metieron en su área a los verdiblancos, quienes intentaban defenderse para evitar un marcador más abultado.

La cuarta conquista de los florenses fue resuelta por Yendrick Ruiz, tras un rebote del meta Donny Grant, al 89’, para sellar la goleada de los anfitriones que todavía mantienen la esperanza de un resbalón morado.