30 abril, 2016

Para el exárbitro Greivin Porras, el trabajo de Randall Poveda no estuvo a la altura.

“Su labor fue inconsistente, no planificó el partido y tuvo falta autoridad frente a los jugadores”, considera Porras, sobre la labor del silbatero.

“Fue muy inconsistente en su accionar, sacó nueve tarjetas amarillas y una roja. Los jugadores le perdieron el respeto, manejó el partido a puro tarjetazo, sin autoridad, le faltó planificar el juego y darse a respetar”, sentenció Porras.

Poveda no sancionó a una falta dentro del área morada de Roy Miller sobre Allen Guevara y por el contrario le sacó la tarjeta amarilla al manudo en el primer tiempo cuando el compromiso iba 0-0.

Además, en el arranque del complemento, no le mostró una tarjeta amarilla a David Guzmán, luego de una clara falta sobre Jonathan McDonald.

Para Guzmán habría sido su segunda cartulina amarilla, por lo que debió expulsarlo también.

Poveda debió expulsar a Guzmán (8), según analista. | GRACIELA SOLÍS
Poveda debió expulsar a Guzmán (8), según analista. | GRACIELA SOLÍS

“En el primer tiempo, Poveda permitió el juego malintencionado en ambos bandos; además, no tuvo consistencia en sus apreciaciones, como por ejemplo en la acción donde no pitó una clara falta de penal sobre Allen Guevara”, añadió Porras.

“Así mismo fue fácil mostrarle la primera cartulina de prevención a Guzmán, pero no se atrevió a sacarle la segunda. Tampoco debió expulsar a Angulo”.