Brenes fue dado de alta tras decartarse alguna lesión de gravedad, mientras que a Ronchetti lo llevaron a la Clínica Bíblica para realizarle un TAC y posteriormente le dieron la salida.

Por: Cristian Brenes, Fanny Tayver Marín 29 noviembre, 2015

Los atacantes Rándall Brenes y Fabrizio Ronchetti fueron dados de alta y salieron del Hospital Calderón Guardia, luego de ser sometidos a una serie de exámenes tras recibir golpes durante el juego contra Cartaginés.

Brenes fue el primero en salir del centro médico, una vez que se descartara algún problema de gravedad por el trauma cervical que le produjo la aparatosa caída, posterior a la falta del saprissista David Guzmán.

Por su parte, Ronchetti debió ser trasladado a la Clínica Bíblica, donde se le efectuó una T omografía Axial Computarizada ( TAC), ante al fuerte impacto que tuvo cabeza con cabeza con el morado Francisco Calvo, lo que le produjo un trauma craneoencefálico con pérdida de consciencia y una conmoción cerebral, pero ya se le dio el aval para regresar a su hogar, confirmó el médico blanquiazul Allan Soto.

"Tanto Rándall como Fabrizio salieron del hospital y están estables. A los dos se le realizaron una serie de exámenes y descartamos problemas mayores. Ahora viene el proceso de recuperación; los tendremos en observación por 24 horas y con los medicamentos respectivos", indicó Soto.

El galeno agregó que los chequeos son muy favorables, lo que da tranquilidad, tras momentos preocupantes. Además, señaló que en el caso de Chiqui se le colocó un collarín por seguridad para evitar alguna dolencia adicional.

"Cada uno está bien, orientado y estable. Rándall presentaba un poco de dolor, que es normal y Fabrizio está orientado y sin problemas. En el momento nos preocupamos por los dos, pero se actuó de buena forma, según los protocolos, y todo salió bien”, agregó el médico.

Ronchetti abandonó el terreno de juego al 42', tras un golpe con Calvo. Ellos chocaron sus cabezas y la peor parte la llevó el brumoso, porque en ese momento, su memoria quedó en blanco.

Mientras que el Chiqui, quien le hizo dos goles al Saprissa, salió del campo al 65'. El goleador blanquiazul sufrió una aparatosa caída después de que el volante morado David Guzmán le atravesó el cuerpo.

Alejandro Gómez, arquero de la Vieja Metrópoli, manifestó que en cuanto a la lesión del Chiqui, "desde donde yo estoy, se ve una jugada fuerte, pero es en la disputa del balón. (Si hubo mala intención o no), eso tendrán que analizarlo otras personas".

Y agregó: "Es lamentable, esperamos que no sea nada más que golpes, ya que son en zonas complicadas del cuerpo, pero estamos pidiéndole a Dios por ellos, por Rándall y por Fabrizio".

infografia
Por su parte, Juan Gabriel Guzmán comentó: "Fabricio recibió un golpe y se le olvidó todo, pero Dios quiera que todo esté bien y lo del Chiqui, yo creo que fue en la nuca, un golpe y cayó muy feo. Ahora a ponerlo todo en manos de Dios para que estén bien. No vi toda la jugada, solo vi cuando cayó".

Reporte médico. El doctor de Cartaginés, Allan Soto dijo que no se anima a responder cuándo podrán jugar ambos futbolistas hasta esperar que transcurran 24 horas ver el reporte de exámenes adicionales, como la resonancia magnética que le harán a Chiqui este lunes.

En el caso de Ronchetti, el galeno blanquiazul dijo: "Él iba consciente, pero desorientado. Se desorientó en tiempo y en espacio, pero sí estaba consciente y salió caminando por sus propios medios".

El diagnóstico de Fabrizio es un trauma craneoencefálico con pérdida de consciencia y una conmoción cerebral. Esto va a llevar sus días y vamos a esperar el reporte de los estudios que le estaremos haciendo".

Sobre el Chiqui, el médico apuntó que no presenta ningún déficit neurológico.

"Sin embargo, por protocolo, por medidas preventivas y médicas, decidimos trasladarlo para hacerle todos los estudios".

Soto no quiso aventurarse a dar un tiempo estimado sobre la recuperación de ellos.

"Cuando ya tengamos todos los exámenes y los resultados, ahí analizamos el tiempo de recuperación que va a tener cada uno".

Contó además que al estar desubicado, Ronchetti "decía algunas incoherencias".

"Nosotros hacemos una valoración neurológica inicial en cancha con ciertas preguntas de rigor y como no responde con cabalidad y con la velocidad que uno quisiera, decidimos trasladarlo para hacerle una tomografía".

Añadió que en cuanto a Brenes, la caída fue muy aparatosa. "Por eso decidimos trasladarlo, él no presentaba ningún déficit. Sin embargo, sería irresponsable de mi parte que él hubiese continuado en cancha".