Por: Cristian Brenes 6 julio, 2015

Liberia Randall Brenes tiene el gol en su ADN y la posibilidad de realizar una pretemporada completa le permitió afinar su olfato goleador, a tal punto que en tres juegos ya registra la misma cantidad de anotaciones.

El Chiqui es el líder en la cancha desde que Claudio Ciccia lo eligió como capitán y ahora parece estar decidido a dejar atrás las últimas temporadas en las que su presencia en la red no fue tan constante.

Brenes marcó en el fogueo ante los San Antonio Scorpions de cabeza, también lo hizo contra Pérez Zeledón de tiro libre y ayer ante Liberia fue el héroe al convertir el tanto del empate con una media volea.

El ariete no esconde su satisfacción por el momento que vive, aunque asegura que su meta es ayudar al equipo sin importar la forma en que lo haga.

“Es bonito anotar, pero lo importante es que pudimos sacar el partido porque no estábamos para irnos en la primera ronda. Trato de hacer mi trabajo y ayudar al equipo de las formas que sea y si se dan los goles bienvenidos sean”, dijo el delantero.

La posibilidad de realizar el trabajo completo al lado de sus compañeros y sin lesiones que lo mermen son las justificantes que encuentra Ciccia para el presente de su goleador.

“Randall es un jugador que tiene que saber lo importante que es para el equipo. Para eso ha entrenado mucho en una pretemporada que no hacía desde hace cuatro años. Está óptimo a nivel físico y el gol lo está acompañando”, señaló el timonel.

El Chiqui asegura entender el papel que debe jugar en el equipo y por eso predica con el ejemplo.

“Asumo tola la responsabilidad del caso, hay que ser consecuente con lo que uno quiere y si le exijo a mis compañeros tengo que dar el ejemplo en los entrenamientos y en los partidos”.