Jugadores y la dirigencia florense salieron molestos con el trabajo de Wálter Quesada al pitarles un penal a favor de la Liga, que a su criterio nunca existió

Por: Juan Diego Villarreal 14 febrero, 2016
Randalla Azofeifa transporta el balón ante la marca de Pablo Gabas. El florense aseguró que nunca hubo contacto entre él y Gabas en la acción que Wálter Quesada decretó como penal.
Randalla Azofeifa transporta el balón ante la marca de Pablo Gabas. El florense aseguró que nunca hubo contacto entre él y Gabas en la acción que Wálter Quesada decretó como penal.

Molestos y frustrados con el arbitraje de Wálter Quesada.

Así salieron los jugadores y la dirigencia del Herediano, tras finalizar el partido ante Alajuelense, luego de caer 2-1 el sábado con un penal pitado por el réferi central, que a criterio de los florenses, nunca existió.

Randall Azofeifa aseguró que nunca hubo contacto de él con Pablo Gabas en el área, acción que Quesada decretó como penal y que Diego Madrigal transformó en gol para empatar el partido 1-1 con apenas siete minutos de acción en el compromiso.

"Yo no lo toqué (Pablo Gabas). Solo que tuviera el pie dormido y no me diera cuenta. Le pregunté a Wálter (Quesada) quien había derribado a Gabas y no me supo decir en el momento. Tras el primer tiempo y ver la repetición en el área dijo que fui yo, pero nunca tuve contacto con él de ningún tipo", comentó Azofeifa.

El volante Johan Condega tampoco salió satisfecho con la labor de Quesada al indicar: "Nosotros propusimos, pero por esas circunstancias perdemos el encuentro. No voy a hablar del penal, pero siempre hay circunstancias que nos perjudican. Aunque suene trillado, solo nos queda seguir trabajando".

Esteban Granados manifestó que "el penal es dudoso. Para ellos la acción fue penal, para nosotros no. Después del segundo gol la Liga no llegó con peligro, nosotros tuvimos la oportunidad de anotar, pero no lo hicimos y de allí la diferencia".

Finalmente, el defensor Keyner Brown añadió que respeta la decisión del árbitro, pero no comparte su decisión al señalar la acción como pena máxima.

"A mi criterio no fue penal. Pero la decisión la toma él (Quesada). Wálter es humano y también puede equivocarse, fue una decisión que él tomó", agregó Brown.