El dirigente comentó que vive momentos complicados y que de hecho en esta semana ni siquiera ha podido dormir con tranquilidad.

Por: Esteban Valverde 22 abril, 2016
Carlos Hernández y el presidente del Uruguay, Freddy Campos, firmaron el contrato este martes.
Carlos Hernández y el presidente del Uruguay, Freddy Campos, firmaron el contrato este martes.

Redacción

Don Freddy Campos, presidente del Uruguay de Coronado, vivirá este domingo una celebración de cumpleaños llena tensión y nerviosismo, porque llegará a 57 años en el día en el que el club de sus amores, los charrúas, se juegan la permanencia en la máxima categoría.

El dirigente comentó que vive momentos complicados y que de hecho en esta semana ni siquiera ha podido dormir con tranquilidad.

"Las cosas que me pone Dios en la vida, tengo mi cumpleaños el domingo, espero que sea el más feliz y no el más amargo, será muy duro para mí. Ya mi hija me había dicho que íbamos a almorzar, pero mejor no lo haremos, es muy probable que me concentre con el equipo desde el sábado", manifestó.

El jerarca además contó que ha vivido una serie de padecimientos de salud que no lo dejan pasar los días tranquilo, pero esto se debe al amor por el equipo.

"Es que esto es un todo, mi familia se ve afectada. Anoche cuando llegué a la casa me estaban esperando sin dormir como a a 1 a.m., tengo gastristis y colitis tremendas, hasta pierdo el apetito. A veces hasta digo: 'Señor pero en qué he fallado si he dirigido un club honesto y responsable', pero son cosas del fútbol", contó.

"El día del cumpleaños ya murió, porque todos los planes quedaron atrás. Yo voy a estar en el estadio, probablemente me concentraré con el equipo, y será un día difícil", Freddy Campos, presidente de Uruguay.

El presidente añadió que el equipo está en una etapa de análisis, ya que al menos él es consciente que se tuvo un fallo al perder mucha identidad en el equipo de la máxima categoría.

"Nosotros sabemos que somos muy fuertes en divisiones menores, pero tal vez fue culpa mía dejar ir a jugadores que venían con nosotros desde pequeños. Yo me siento el culpable, le di mucho apoyo a Cardetti y no protegí los muchachos como Medina, entre otros", concluyó.

Una situación que dejó entrever el máximo dirigente es que el timonel Rónald González no continuaría al mando del plantel en caso de que desciendan, ya que el costo sería muy alto.

"Lo quiero muchísimo, es un muchacho muy honesto y transparente, y si hemos tratado de manejar la situación de una forma inteligente, veremos que va a pasar en el futuro. Si no es así hay que tomar decisiones. Si el equipo no está en primera no puedo sostener a un técnico de este tipo, él es un técnico cotizado, pero no quiero pensar en eso. Vamos con un contrato hasta 2017", expresó.

Campos pasará un cumpleaños en el que lo que mas quiere es celebrar, pero no por su nacimiento, sino porque el equipo que encabeza se quede en la máxima categoría.