Por: Rodrigo Calvo C. 21 septiembre, 2014

Los clubes del balompié costarricense recurren, en reiteradas ocasiones, a los exjugadores recién retirados que son muy populares, para ponerlos a dirigir.

La “política” que sigue la dirigencia es procurar alcanzar resultados inmediatos y apuestan a la cercanía de futbolistas que conocen bien a la institución y que pueden aportar su experiencia en el puesto de director técnico.

Aquí prevalece y se fomenta el empirismo. “Se puede ser el campeón del mundo en aeromodelismo, pero eso no quiere decir que pueda ser un piloto de un jet o de un boeing ”, ilustró el estratega español, Juan Luis Hernández.

Bajo su criterio, el tema de ser futbolista se antepone por completo al de formarse para ser técnico.

“La carrera de entrenador tiene los mismos créditos en cuatro o cinco años que pueda tener la carrera de un abogado y de un médico”, expresó Hernández a La Nación .

José Giacone es una excepción en el fútbol tico. El argentino tuvo formación académica y lleva un proceso exitoso en la UCR. | ARCHIVO/RAFAEL PACHECO
José Giacone es una excepción en el fútbol tico. El argentino tuvo formación académica y lleva un proceso exitoso en la UCR. | ARCHIVO/RAFAEL PACHECO

Una excepción a la regla, para evitar el reciclaje de técnicos y el cambio constante en los banquillos, lo son aquellos exfutbolistas que desarrollan una formación académica que les da estabilidad.

Uno de los casos más llamativos de los últimos torneos de la categoría mayor lo representa el argentino José Giacone, quien ha brillado en los últimos torneos con la Universidad de Costa Rica (UCR).

“Me considero un afortunado de estar en el club que estoy, con unos dirigentes que están identificados con el proyecto que yo les presenté. La dirigencia ha tenido paciencia y los resultados han estado acordes a ello”, expresó Giacone con orgullo.

El estratega de los académicos añadió que ha habido coherencia en el proceso para que sea exitoso, no se piense en el descenso y se apunte hacia objetivos más altos.

“Hemos estado en los dos años y medio en la U en un continuo crecimiento. Se mantuvo la categoría, se clasificó a semifinales y ahora estamos con la bendición de estar en el primer lugar”, repasó Giacone.

Después describió que la UCR es un equipo ordenado, atractivo para los futbolistas y con buen ambiente de trabajo. “Desde la presidencia del club hasta la utilería, todos estamos en una misma sintonía”.

La meta, recalcó, es pelear los primeros lugares en el Invierno.