El arquero exsantista Johnny Aguilar no perdió el conocimiento y fue llevado al Ebais de Cariari donde fue atendido, luego de sufrir el golpe en el partido entre Cariari y Grecia, el domingo anterior

Por: Juan Diego Villarreal 9 noviembre, 2016
El arquero Johnny Aguilar se encuentra en su casa en Cariari, donde debe guardar reposo y no asolearse, mientras se cierra su herida.
El arquero Johnny Aguilar se encuentra en su casa en Cariari, donde debe guardar reposo y no asolearse, mientras se cierra su herida.

El arquero Johnny Aguilar, quien milita con el conjunto de Cariari de Guápiles, en la Liga de Ascenso, experimentó uno de los momentos más dramáticos en su carrera, tras recibir un fuerte golpe en la sien izquierda, producto de un rodillazo de un rival, en el encuentro del domingo anterior entre Cariari y Grecia (2-3) en el estadio Comunal de la localidad.

Debido al impacto Aguilar quedó con una profunda herida que ameritó ocho puntos de sutura en el Ebais de Cariari, donde fue llevado por su suegro, tras la acción que el mismo portero catalogó como fortuita.

"El marcador estaba 1-1 y nosotros necesitábamos ganar para clasificar cuando se dio la jugada. Fue en el segundo tiempo (minuto 76), salí abajo a recoger un balón. Usualmente el delantero brinca, pero el muchacho siguió la jugada y me impactó con su rodilla en la cabeza. Inmediatamente me levanté, no perdí el conocimiento, pero por el gesto de los compañeros y su cara de asombro me di cuenta que había sido algo grave", comentó Aguilar.

"Me fui al camerino, pero al ver la cortada me di cuenta que lo mejor era ir al Ebais, porque no iba a bastar con una venda. Fui en carro con mi suegro para que me atendieran, porque la herida era profunda y la hemorragia no paraba. Incluso en primera instancia me suturaron, pero no paraba de salir la sangre, por lo que tuvieron que volverme a poner los puntos".

Johnny comentó que al vivir y trabajar en el campo no le dio miedo ver sangre, algo a lo que está acostumbrado, porque de niño se cortó en varias ocasiones.

"De niño con una navajilla me corté una mano que ameritó 10 puntadas y en mis inicios con Cariari en un entrenamiento pegué la cabeza contra el poste y entonces me dieron 12. Son chispas del oficio, como dicen, y solo hay que seguir adelante", añadió Aguilar.

El exarquero del Santos de Guápiles indicó que, aunque no conoce el nombre del joven que le propinó el golpe, tampoco le guarda rencor pues tiene claro que no fue a propósito. Además, agradeció el interés de Fernando Paniagua y Wálter Paté Centeno, dirigente y entrenador de Grecia, quienes se preocuparon por su salud, así como el arquero Kevin Ruiz, compañeros y jugadores de otros clubes.

"Le quiero agradecer a la directiva de Cariari que me ayudó en todo lo que pudo. De momento solo tomo pastillas y me inyectan por el dolor, pero como no perdí el conocimiento ni hubo fractura en el cráneo, solo me dieron de alta y solo en caso de tener nauseas o un dolor intenso me pidieron que volviera a la clínica para que me revisaran", informó el guardameta.

"De momento estoy en reposo en casa y me pidieron que no me asoleara. Como perdimos 2-3 quedamos fuera de la segunda fase, por lo que ahora me toca esperar mi futuro en el club, aunque no descarto poder volver a la Primera División una vez más", manifestó el arquero de 33 años.

Arranca segunda fase de la Liga de Ascenso

Sábado 12 de noviembre

AS Pumas Generaleña-Sporting San José

Estadio Municipal de Pérez Zeledón

Hora: 2 p. m.

Barrio México-Puntarenas FC

Estadio: Ernesto Rorhmoser

3 p. m.

Uruguay de Coronado-Municipal Grecia

Estadio Labrador

8 p. m.

Domingo 13 de noviembre

Escazuceña-Jicaral

Estadio Nicolás Macís

11 a. m.

Programación por confirmar.