7 enero, 2015

San Rafael de Alajuela El argentino Marcelo Popeye Herrera fue contratado para sacar del fango a las selecciones menores y ayer mismo inició esta labor.

Marcelo Herrera (der.) junto a Norton Cassol. | MARIO ROJAS
Marcelo Herrera (der.) junto a Norton Cassol. | MARIO ROJAS

Su comienzo no es sencillo. En cuestión de 52 días el estratega afrontará el premundial infantil que se disputará en San Pedro Sula, Honduras.

En la primera fase Costa Rica tendrá de rivales directos en su grupo a México, Canadá, Haití, Santa Lucía y Panamá.

Si gana su bloque va directo a la Copa del Mundo, de lo contrario, batallará en otra etapa del torneo por el pase al certamen, que será del 17 de octubre al 8 de noviembre en Chile.

Según Herrera, él tiene claro que el objetivo inmediato es la clasificación, empero, un traspié no significará el fin de su emergente labor.

“A mí el árbol no me va a tapar el bosque. Voy en busca de la clasificación, pero si no se da, no voy a dejar de trabajar. Si me pongo a pensar que lo importante es solo Honduras, qué me queda para el resto. Regreso y ya no tendría ganar de trabajar”, declaró ayer en el Proyecto Gol.

En su calidad de coordinador de selecciones inferiores, el alcance del sudamericano es mayor pues luego asumirá la selección juvenil.

“Lo mío es de cuatro años, no de tres meses. Si en tres meses estamos pensando que el proyecto no sirve para nada, ese árbol me estaría tapando el bosque”, concluyó.

Etiquetado como: