Dirigencia florense y Fuerza Pública ya tienen coordinado el dispositivo de seguridad para el juego del sábado entre rojiamarillos y morados

Por: Juan Diego Villarreal 28 enero, 2016
El pasado 17 de diciembre la seguridad privada no pudo mantener el orden ante los disturbios que protagonizaron las barras del Herediano y Saprissa, en el estadio Rosabal Cordero.
El pasado 17 de diciembre la seguridad privada no pudo mantener el orden ante los disturbios que protagonizaron las barras del Herediano y Saprissa, en el estadio Rosabal Cordero.

A diferencia de la semifinal que disputaron Herediano y Saprissa en el Invierno 2015 en el estadio Rosabal Cordero, la Fuerza Pública sí enviará oficiales para el partido de este sábado entre ambos clubes.

Rodrigo Araya, comisionado de la Fuerza Pública de Heredia, definió este y otros detalles con los gerentes deportivos Jafeth Soto (Herediano) y José Francisco Porras (Saprissa), sobre el dispositivo de seguridad para ese compromiso.

"Vamos a estar en las afueras del estadio y en caso de ser necesario vamos a ingresar al recinto. La idea es coordinar con la seguridad privada que tendrá Herediano para evitar el ingreso de los integrantes de la Ultra, la barra del Saprissa, y que la barra local (la Garra) no ingrese con sus implementos, dijo Araya este jueves en el recinto rojiamarillo.

"Aún no tenemos el número de efectivos que vamos a tener, pero será igual al de la seguridad privada. También habilitamos la llamada jaula en la gradería noreste para evitar que las dos aficiones estén juntas, y así prevenir cualquier incidente", agregó.

Según Araya, la intención es hacer un perímetro de 100 metros a la redonda del Rosabal Cordero para que solo los aficionados que tengan su tiquete puedan acceder a los portones. Al mismo tiempo, se le dará espacio a los bomberos, que estarán muy cerca del estadio por si acaso se suscita alguna emergencia.

En la semifinal anterior, las barras tuvieron un encontronazo durante el primer tiempo, lo que obligó a suspender el partido por algunos minutos. Además, al final del cotejo varios jugadores del Saprissa fueron agredidos por aficionados que ingresaron a la gramilla.

Por este motivo, el Comité Disciplinario vetó el Rosabal Cordero con tres fechas. No obstante, el Team apeló y el castigo se redujo a dos juegos que ya cumplió: ante Carmelita y Uruguay de Coronado.

De hecho, este sábado será el primer partido que los florenses disputen como local en el Verano 2016.