A las dificultades deportivas se unen líos que tienen en jaque al club caribeño

Por: Kenneth Hernández Cerdas, Daniel Jiménez 12 febrero, 2015

Limón amaneció hundido en el fango. La derrota sufrida ayer en casa, 1-3 ante Uruguay de Coronado, dejó en serios apuros al conjunto verdiblanco.

Los limonenses quedaron rezagados tres puntos con respecto a AS Puma y comprometieron su estadía porque arrastran la desventaja de que en caso de igualar en unidades en el último puesto llevan las perder.

Lo anterior tras ser sancionado en la fecha uno porque estaba moroso con la Caja Costarricense de Seguro Social.

La situación en la tabla es una parte de una cadena de problemas que arrastra el plantel al margen del campo.

Casos puntuales. En los partidos oficiales el equipo está utilizando uniformes viejos con la dificultad de que a algunos piezas les faltan las medias.

El delantero verdiblanco Erick Scott soportó la marca del lechero Rudy Dawson en el juego de ayer en Limón. | RODOLFO MARTÍN
El delantero verdiblanco Erick Scott soportó la marca del lechero Rudy Dawson en el juego de ayer en Limón. | RODOLFO MARTÍN

Según supo La Nación , para el juego contra Santos se efectuó una recolecta para comprarle las medias a dos jugadores. Asimismo, días atrás hubo un corte del servicio de agua al estadio Juan Gobán, por lo que los futbolistas tuvieron problemas para ducharse después de los entrenamientos.

Los utileros del equipo tuvieron que pedir agua a un local cercano y meterlo en baldes al estadio caribeño.

Por último, han existido diferencias en el cuerpo técnico que han generado fuertes disputas.

“Hay una cosa que es clara, acá no estamos en Alajuelense, ni Saprissa, ni Herediano, tenemos que vivir la realidad de donde estamos”, dijo el técnico Mario Silva, quien insistió en que “yo no soy de andar abriendo la sombrilla quitándome responsabilidades, llegué con el objetivo de salvar al equipo y en eso estamos”.

Silva admitió que tuvo discrepancias con Kenneth Barrantes, preparador físico del club, pero le bajó el tono pues según él “las hemos aclarado”.

Mientras, Barrantes afirmó que “no somos íntimos amigos, hemos tenido diferencias de criterio, nada más”.

Noel Ferguson, directivo del equipo, dijo que él no estaba enterado de los problemas citados y señaló que no haría ningún comentario al respecto

Etiquetado como: